www.clm21.es
La Junta gastó 5.129 millones de euros en sanidad, educación y bienestar social el año pasado
Ampliar

La Junta gastó 5.129 millones de euros en sanidad, educación y bienestar social el año pasado

  • La cifra representa el 75% del gasto no financiero y equivale al 12,2% del PIB
  • Destinó otros 1.703 millones al resto de políticas públicas (4,06% del PIB) y 2.102 millones (5,01% del PIB) a deuda pública

lunes 11 de noviembre de 2019, 21:23h
El gobierno de Castilla-La Mancha gastó 6.832 millones de euros en la prestación de los servicios públicos durante 2018. La cifra, que equivale al 16,3% del Producto Interior Bruto (PIB) regional. El 75% de estos fondos (5.129 millones de euros) los destinó a políticas sociales. Sanidad, Educación y programas de Bienestar, con un gasto equivalente al 12,23% del PIB regional. El gasto total del gobierno regional se situó 477 millones de euros (6,5%) por debajo de sus previsiones iniciales y 206 millones de euros (3,03%) por encima del gasto efectuado en 2017.

Además de esta cuantía, el gobierno gastó en deuda pública otros 2.102 millones de euros, 294 más de lo previsto y 354 millones de euros más que en el ejercicio anterior. El desembolso en operaciones de endeudamiento representó el 5,01 del PIB regional. En total el gasto efectuado por la Junta el año pasado equivale a una quinta parte de la riqueza regional (21,3% del PIB).

El grueso de los 6.832 millones de euros en gasto no financiero se destinó a sanidad, en la que se invirtieron 2.807 millones de euros, cuatro de cada diez euros gestionados, lo que dejó el gasto sanitario público en el 6,7% del PIB regional. El gobierno aumentó en 97,6 millones de euros (3,6%) el gasto que había previsto para el año en el sistema sanitario. A educación se destinaron 1.703 millones de euros, el 24,9% del gasto total y el 4,06% del PIB. En esta Consejería se dejaron sin ejecutar sólo el 0,7% de los fondos iniciales.

En total el gasto de la Junta en 2018 representó el 21,3% del Producto Interior Bruto Regional

El tercer departamento implicado en las políticas sociales, la Consejería de Bienestar se gastó en sus programas 619 millones de euros, 81 millones (11,6%) menos de lo que tenía consignado. La cifra gastada supone el 1,48% del PIB. En total, los tres organismos sobre los que descansan las políticas sociales gastaron el año pasado 244,5 millones (5%) más que en 2017

Las consejerías que mayor desfase presentaron en la ejecución de los fondos que tenían a su disposición fueron las involucradas en la política económica y de reforzamiento del tejido productivo. Agricultura se gastó 1.031 millones de euros, 388 millones (27,3%) menos de lo que le había aprobado el Parlamento. Economía, Empresas y Empleo, se gastó 223 millones, 55 por debajo de lo asignado, que supone que dejó sin ejecutar casi un euro de cada cinco, en concreto el 19,9%.

El departamento responsable de las infraestructuras de carreteras, de abastecimientos y depuración de aguas y competente en materia de vivienda invirtió 276 millones de euros, 33 millones (10,7%) por debajo de las previsiones.

Los datos tienen su origen en la ejecución del presupuesto a finales del año pasado, que el gobierno acaba de hacer pública al entregar la cuenta general de la Comunidad.

El grueso del gasto sanitario corrió a cargo del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), con una inversión de 2.796,3 millones de euros, de los que algo más de la mitad (1.429,4 millones) se destinaron al pago del personal sanitario. Otros 776 millones se emplearon en el mantenimiento de los centros, los suministros de material a la sanidad pública y a los conciertos y contratos con la sanidad privada. Otros 535,4 millones se dedicaron al pago a las farmacias por la parte pública del gasto de medicamentos en recetas y otros 45 a inversiones en nuevos hospitales y equipamiento tecnológico, 15 millones por debajo de los previsto al inicio del año.

Si el análisis de los datos se realiza desde el punto de vista de las 7 funciones en que se divide el presupuesto, en lugar de por departamentos, se constata que el peso de los servicios de carácter general, es decir el mantenimiento de la estructura de la Comunidad Autónoma fue de 106 millones de euros. La función en la que más dinero se gastó fue la de producción de bienes públicos de carácter social, con 4.628,7 millones. Esta función además de la sanidad y la educación incluye programas de medio ambiente, el urbanismo y la vivienda. A esa gran partida habría que sumar otros 819 de promoción social, en la que además de los programas de la Consejería de Bienestar Social, se incluyen otros como los de fomento del empleo, la promoción de la mujer o el diálogo social. Desde ese punto de vista, el gasto de producción de bienes y de promoción social se elevaría a 5.447,5 millones de euros, el 79% del gasto no financiero con una equivalencia del 12,99% del PIB.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de clm21

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.