www.clm21.es
El PP propone una rebaja impositiva que afecta al 20% de los ingresos fiscales de Castilla-La Mancha
Ampliar

El PP propone una rebaja impositiva que afecta al 20% de los ingresos fiscales de Castilla-La Mancha

  • La reforma del PP tiene un impacto inicial en las arcas públicas próximo a los 1.000 millones de euros menos de recaudación
  • El PP considera que esa cuantía se recuperaría y se recaudaría aún más al facilitar la rebaja fiscal mayor actividad económica

martes 21 de enero de 2020, 18:32h

El Partido Popular de Castilla-La Mancha ha propuesto una rebaja fiscal sobre las principales figuras impositivas de Castilla-La Mancha cuyo impacto en las arcas públicas no ha sido concretado por el presidente de los Populares, Francisco Núñez, que argumenta que esa rebaja lejos de generar una caída de ingresos supondrá un incremento de la recaudación por las arcas autonómicas. Lo cierto es que, a priori, la reducción de impuestos propuesta necesitaría una modificación de la legislación nacional y supondría un descenso de la recaudación que estaría próxima a los 1.000 millones de euros anuales, el 20% de los ingresos fiscales de la Comunidad y que equivalen a la mitad del gasto educativo de la Comunidad

Para 2020 el gobierno regional tiene unas previsiones de ingresos fiscales de 4.603 millones de euros, de los que finalmente, y según el comportamiento de años anteriores, se materializarán entre un 90% y un 92%, es decir 4.230 millones de euros. De esa cuantía 1.610 millones serán por IVA, que es una figura que no toca la reforma del PP, otros 250 millones por impuestos especiales excluido el de hidrocarburos y otros 249 millones por tasas. La rebaja fiscal propuesta por el Partido Popular actúa sobre 2.500 millones de euros.

En 2018, último ejercicio cerrado y publicado, Castilla-La Mancha ingresó por impuestos y tasas 3.986 millones de euros, lo que con una población de poco menos de 2.027.000 habitantes, supone que los ingresos fiscales medios per cápita se sitúan en 1.988,5 euros al año, 194,5 euros más (10,98%) que en 2016. En esa subida influye un incremento de los ingresos fiscales en el bienio de 354,61 millones de euros (9,77%) y una caída de la población del 1,09%.

La reforma pretende rebajar la carga de IRPF en 100 millones de euros mediante una bajada media del 7%, la práctica supresión del impuesto de sucesiones y donaciones, por el que Hacienda prevé ingresar 138 millones, la rebaja de un tercio del gravamen en las compraventas, que se traduce en un recorte de 95 millones, la reducción al 50% en los tipos que hay que pagar por los actos jurídicos documentados, que supone un descenso fiscal de 50 millones de euros y la supresión gradual en cuatro años del impuesto especial de hidrocarburos, que en los presupuestos figura con una recaudación anual de 538 millones.

El Partido Popular mantiene que esa bajada de impuestos “calcada de Andalucía”, lejos de provocar la caída de ingresos supondrá un incremento por un mayor dinamismo de la actividad económica libre de gravámenes fiscales.

La propuesta del Partido Popular, que será debatida en las Cortes, toca los principales impuestos sobre los que, en principio, tienen capacidad de regulación parcial las Comunidades Autónomas.

En el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, los ingresos se reparten al 50% entre Castilla-La Mancha y el Estado y la Comunidad tiene posibilidad de actuar sobre los tipos y tramos en su 50% correspondiente. En la actualidad es la Comunidad de España con el IRPF autonómico más bajo. El Partido Popular propone rebajarlo aún más, un 7 % (donde el tipo máximo quede en el 20,50 por ciento y el mínimo en el 8,50 por ciento). Para 2020 está previsto que Castilla-La Mancha ingrese por este impuesto 1.425 millones de euros, entre entregas a cuenta y liquidación de ejercicios anteriores. La rebaja estaría en 100 millones de euros.

También, el líder popular ha planteado la práctica eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Castilla-La Mancha y que el periodo para recibir la bonificación pase de los 5 años actuales a 3 años; además de una bajada del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales del 9 por ciento al 6 por ciento con carácter general o del 6 por ciento al 4 por ciento en casos de adquisición de la primera vivienda.

Según las previsiones del gobierno regional, la Comunidad ingresará este año 138 millones de euros por sucesiones y donaciones. La rebaja del tipo del impuesto que grava las compraventas (transmisiones patrimoniales) podría tener un impacto en las arcas públicas en torno a los 95 millones de euros, un tercio de lo que se prevé recaudar durante este ejercicio.

Igualmente, el presidente del PP ha defendido una bajada del gravamen por Actos Jurídicos Documentados del 1,5 por ciento al 0,75 por ciento. Esa reducción, a priori supondría una caída de los ingresos de 50 millones de euros.

Finalmente, el paquete fiscal propuesto por el principal partido de la oposición se completa con la práctica eliminación del Impuesto de Hidrocarburos de manera paulatina durante cuatro años hasta su total eliminación, con una rebaja del 25 por ciento por año. Este año el gobierno tiene previsto ingresar por el impuesto especial sobre hidrocarburos 564 millones de euros.

El gobierno nacional llevó a cabo una reforma del impuesto especial de hidrocarburos por el que a partir del 1 de enero de 2019 el tipo impositivo autonómico del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos se integró en el tipo estatal especial (fijado en 2,4 céntimos por litro). Con ello se trataba de garantizar la “unidad de mercado”, es decir, que en todas las Comunidades Autónomas se aplicase el mismo tipo impositivo autonómico a los combustibles y carburantes, que hasta entonces oscilaba entre 0 y 4,8. El tipo autonómico quedó fijado en el tramo más alto, en 4,8 céntimos por litro, que unido al nacional sumaba una carga fiscal especial de 7,2 céntimo por litro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios