www.clm21.es
El cuarto trimestre del año pasado confirma el deterioro del mercado de trabajo
Ampliar

El cuarto trimestre del año pasado confirma el deterioro del mercado de trabajo

  • La industria, único sector que mantiene la fortaleza en el empleo

martes 28 de enero de 2020, 10:36h
La economía regional destruyó 5.900 empleos durante 2019. Es el primer ejercicio desde 2014 en el que los sectores productivos cierran con caídas en la ocupación. El descenso del año pasado, del 0,71%, contrasta con los crecimientos cercanos o superiores al 4%, contabilizados desde 2015 y que permitieron crear 109.000 puestos de trabajo entre junio de 2015 y diciembre de 2018. La cifra es un jarro de agua fría a las pretensiones y previsiones del Ejecutivo autonómico de crear otros 100.000 empleos en esta legislatura. La destrucción de empleo es generalizada en todos los sectores, salvo el de la industria, que se desmarca con un crecimiento del 3,95%, el más alto de los últimos cuatro años. El descenso en 2.300 personas en el mercado de trabajo permitió suavizar el impacto en las cifras de paro, que creció en 3.600 personas (2,25%). En 2013 se inició la recuperación del empleo duramente castigado por la crisis y desde ese año hasta el pasado, el número de parados siempre había ido disminuyendo anualmente. A finales del año pasado en la región había 987.800 activos, de los que estaban ocupados 824.200 y parados 163.600, el 16,56%, cuatro décimas más que en diciembre de 2018.
El enfriamiento del mercado de trabajo quedó patente en el segundo trimestre del año en el que se destruyeron 9.000 empleos, pero aún se mantenían las diferencias anuales positivas (25.500 ocupados más que en marzo de 2018). Entre julio y septiembre, el tirón del sector público cubría la destrucción de puestos de trabajo que se había producido en el sector privado. Ese deterioro de los sectores productivos restaba fuerza a las cifras anuales, que ya se quedaban en una evolución de 5.900 puestos de trabajos más, muy distantes de las cifras de otros años que superaban los 20.000 (22.600 en 2018 y 25.500 en 2017).

Las cifras provocaban la reunión de un consejo de gobierno extraordinario el 25 de octubre para impulsar el Plan de Empleo Local en colaboración con las Diputaciones Provinciales, con el que se pretendían crear 8.000 puestos de trabajo temporales. Las semanas avanzaban y los datos de paro registrado en las oficinas de empleo ya anticipaban un mal comportamiento en las contrataciones en el trimestre. La Encuesta de Población Activa ha venido a confirmar esos malos presagios. En el último trimestre de 2019 se destruyeron 1.900 empleos. Esa destrucción de empleo en el cuarto trimestre del año no se producía desde 2015. De hecho en 2018 entre los meses de octubre y diciembre, la economía regional, había creado 12.500 empleos.

El enfriamiento del sector servicios ha sido determinante en esta caída de la ocupación y en el aumento del paro. El sector, que da empleo a casi el 70% de la población ocupada, y que había tirado de la recuperación generando más de la mitad de los 109.000 empleos creados en la legislatura pasada, ha vuelto a la senda de la destrucción de empleo que abandonó en 2013 y destruido 7.400 puestos de trabajo en 2019 (1,28%). La agricultura cierra el año con menos ocupados desde 2008. El empleo en el sector cae en 2.400 personas (4,67%). La construcción también destruye empleo, 1.200 (1,67%).

Sólo la industria, que ha hecho una decidida apuesta por la comercialización y que ha mantenido estrategias flexibles de precios ha logrado crear empleo. Han sido 5.100 puestos de trabajo (3,95%). El sector estuvo marcado el pasado año por una fuerte entrada de pedidos y por una rebaja de sus precios que le permitieran ser competitivos en un escenario de menor crecimiento internacional. La industria en nuestra región lleva creados 24.000 empleos desde junio de 2015.

La industria absorbe mano de obra y reduce su paro en 1.800 personas, un 18% anual. Sin embargo, la agricultura ve cómo este año hay trabajadores que abandonan el campo, lo que le permite, a pesar de destruir empleo (2.400 puestos de trabajo) bajar el número de parados en 1.400 personas (12,07%).

En el conjunto del país, el año pasado los sectores económicos crearon 402.300 puestos de trabajo, la cifra, aunque importante, está por debajo de los 500.000 que se venían generando año a año desde 2015. El buen dato lo aporta el comportamiento del último trimestre en el que se crearon 92.600 empleos, la cifra más alta en un cierre de año desde que se empezó a salir de la crisis.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios