www.clm21.es
La desescalada acelera la recuperación del IPC en junio
Ampliar

La desescalada acelera la recuperación del IPC en junio

  • Baja la tasa anual de los Bienes COVID-19 y sube la de los Servicios COVID-19
  • En Castilla-La Mancha vivienda y transporte tiran del carro de la inflación

martes 14 de julio de 2020, 10:47h
En junio finalizó el Estado de Alarma y se consolidó la desescalada tras dos meses de estricto confinamiento por la pandemia. Con la vuelta a la actividad, los precios de consumo frenaron su caída y en junio la tasa de variación anual nacional del IPC quedó fijada en el -0,3%, seis décimas por encima de la registrada en mayo. Además, la variación mensual del índice general es del 0,5%.
Según destaca el INE, esta remontada del IPC se debe en buena parte a la subida de los precios de los carburantes, que tiran al alza de la media de varios grupos, como vivienda o transporte. Con la vuelta a la actividad se ha visto incrementada la demanda de carburantes y lubricantes para transporte de uso personal, con su consiguiente encarecimiento.

Sin embargo, a nivel nacional el grupo que mayor influencia negativa tuvo sobre el IPC de junio es el de alimentos y bebidas no alcohólicas, que precisamente fue uno de los que más aumentaron de precio durante el confinamiento y ahora tiende a la normalización.

En Castilla-La Mancha el IPC en junio se situó en los 104,355 puntos, con una tasa de variación anual del -0,6, que supone una mejoría frente al -1,4 registrado en mayo. Además, la tasa de variación mensual es del 0,6%.

Los grupos que destacan por su influencia en el aumento de la tasa anual en la región son vivienda agua, electricidad, gas y otros combustibles, que incrementa su tasa en 3,5 puntos, hasta el -7,3%, debido a que los precios de la electricidad y el gasóleo para calefacción suben este mes, mientras que bajaron el año anterior; y el transporte, con una variación anual casi tres puntos por encima de la del mes anterior, consecuencia de que los precios de los carburantes y lubricantes para el transporte personal aumentan este mes, frente a la bajada que experimentaron en junio de 2019.

Por otro lado, el grupo con mayor influencia negativa sobre el IPC en Castilla-La Mancha es el de muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar, que disminuyó en siete décimas su tasa de variación anual.

Bienes y servicios COVID-19

Debido a la situación especial generada por la COVID-19, el INE ha elaborado dos agregaciones especiales en las que se recoge el efecto de la pandemia en los precios de los bienes y los servicios que la mayoría de los hogares han seguido consumiendo en la situación actual.

Los Bienes COVID-19 incluyen productos de alimentación, bebidas, tabaco, limpieza y artículos no duraderos para el hogar, productos farmacéuticos, comida para animales y artículos para el cuidado personal, mientras que los Servicios COVID-19, engloban servicios de alquiler de vivienda y garaje, la distribución de agua, alcantarillado, recogida de basuras, gastos comunitarios, electricidad, gas, gasóleo para calefacción, servicios de telefonía, música y televisión en streaming, seguros, comisiones bancarias y servicios funerarios.

La tasa anual de los Bienes COVID-19 se sitúa en el 2,3% en junio, cinco décimas menos que el mes anterior. Por su parte, la variación anual de los Servicios COVID-19 aumenta más de un punto y medio y se sitúa en el -2,4%.

Los productos que destacan por su influencia en los Bienes COVID-19 son los alimentos no elaborados, cuya tasa alcanza el 4,1%, casi un punto y medio menos que la registrada en mayo. Entre ellos sobresalen el comportamiento de los precios de las frutas frescas, que aumentan menos que el año pasado, y la disminución de la carne de porcino, la carne de ave y las legumbres y hortalizas frescas.

Por su parte, el incremento de la tasa anual de los Servicios COVID-19 se debe al aumento de los precios de la electricidad este mes, que descendieron en 2019.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios