www.clm21.es
Servicio de radiodiagnóstico del Complejo Hospitalario de Toledo.
Servicio de radiodiagnóstico del Complejo Hospitalario de Toledo. (Foto: Juan Rivas // SESCAM)

La renovación tecnológica del SESCAM abarata en 1,2 el gasto en derivaciones sanitarias

  • El ahorro se deja sentir en la factura de centros privados por intervenciones quirúrgicas y pruebas diagnósticas
  • El coste en terapias respiratorias y radioterapia crece en 3,3 millones de euros

lunes 16 de noviembre de 2020, 21:11h
Durante el año pasado, el avance en el programa de renovación tecnológica del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) se dejó sentir en la disminución de las derivaciones de pacientes para algunos procedimientos a la sanidad privada. Esta renovación afectó fundamentalmente al grueso de las pruebas diagnósticas e influyó también en una disminución del gasto en procedimientos quirúrgicos en clínicas privadas. Los datos oficiales revelan que a pesar del avance en estos procedimientos que van absorbiendo los hospitales públicos, los aumentos de los costes se produjeron por determinadas terapias que suelen estar externalizadas en los sistemas públicos españoles de salud (las respiratorias) y por otras que están pendientes de culminar el proceso de adquisición tecnológica (radioterapia).
El gobierno logró rebajar en conjunto en 1,91 millones (1,55% anual) los costes de las derivaciones a la sanidad privada, que quedaron en 75,79 millones de euros. Pero el comportamiento fue desigual en función del tipo de procedimiento. Así se produjo una disminución de derivaciones en cirugías (4 millones y 19,2%), hospitalizaciones (0,16 millones y 6,7%) y pruebas diagnósticas (0,32 millones y 6,01%). En cambio, se registró un aumento de 3,34 millones de euros (6,93%) en el bloque de procedimientos terapéuticos.

Las mayores bajadas porcentuales se produjeron en las derivaciones para endoscopias y resonancias magnéticas, con disminuciones superiores al 27%. De hecho, en el bloque de pruebas diagnósticas se presupuestaron 6 tipos de derivaciones. Además de las dos citadas, se registró una disminución del gasto en las pruebas de ultrasonido (-7,6%), medicina nuclear (-17%), radiología especial (-14,3%) y otros procedimientos diagnósticos (-3,85%). El SESCAM sólo gastó más dinero que en 2018 en derivaciones para tomografías, cuya factura anual ascendió a 1,6 millones de euros (56,7% más). En total el gasto en pruebas diagnósticas a través de clínicas privadas ascendió a 4,97 millones de euros y representa el 6,55% del coste total de las derivaciones del año.

En el bloque quirúrgico el coste por las operaciones en centros privados se elevó a 17, 11 millones, 4 menos (19,2%) que en 2018. Con esa rebaja el peso de este bloque en la factura total por tratamientos externos se redujo en 5 puntos hasta quedar en el 22,6%.

La mayor parte de la rebaja de la factura del apartado de hospitalizaciones (157.000 euros) se produjo en los centros de salud mental (154.500 euros).

Es el bloque de terapias el que aumenta su gasto. Lo hace en 3,34 millones de euros hasta alcanzar los 51,5. Este grupo es el que tiene mayor peso en el coste de los servicios prestados por empresas privadas (excluido el transporte sanitario). Su volumen supone dos de cada tres euros facturados por el sector privado a la Junta de Comunidades por procedimientos sanitarios. No obstante, de las 11 partidas en las que se divide, 5 presentan ahorro respecto al año anterior, son las referidas a hemodiálisis, litotricias extracorpóreas, otros gastos en terapias oncológicas y en centros hospitalarios. El grueso del incremento de la factura en este bloque se produce por las terapias respiratorias (2,1 millones más hasta llegar a los 22,99 millones) y por los tratamientos de radioterapia, en los que se gastó 10,5 millones de euros, 1,2 millones más que en 2018.

A finales de 2019 el sistema público de salud de Castilla-La Mancha cerró con 93.160 pacientes pendientes de una intervención quirúrgica, una primera consulta con el especialista o la realización de una técnica diagnóstica. La cifra mejoraba un 28% la listas que había cuatro años antes, según datos del SESCAM. Sin embargo, el número de pacientes había aumentado durante el último año en 4.680, un 5,3%,. Este aumento es achacado por los responsables de la gestión a una mayor afluencia de pacientes y casos. Ese aumento se produce de forma desigual y ha afectado fundamentalmente a las consultas externas y a las pruebas. La lista quirúrgica cerró con una espera de 35.779 pacientes, y fue la única de las tres que bajó en términos anuales, lo hizo en un 7,2%.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios