www.clm21.es
AFLORAN LOS NERVIOS EN EL EJECUTIVO AUTONÓMICO
Ampliar

AFLORAN LOS NERVIOS EN EL EJECUTIVO AUTONÓMICO

viernes 19 de mayo de 2017, 12:39h

Muchos nervios en la margen izquierda, la que ocupa el gobierno de Castilla-La Mancha. Personal de sanidad -político, claro- cuestionando a su consejero. Consejero de Hacienda abroncando a su personal –político, claro-. Son escenas que pueden darse en un despacho y nada extrañarían. Lo malo es que el jueves estas escenas se daban en los pasillos de las Cortes –sin pudor y sin prudencia-. Son los hechos.

Pocas horas después, Cospedal mantenía un encuentro con un pequeño grupo de directores de medios, sin micrófonos y en un ambiente relajado.

Son los dos climas que se respiran en la política regional, nervios en el PSOE, nervios en Podemos y serenidad en el PP. Son los hechos. Fin de semana de congresos. Cospedal estará en todos y cada uno de los provinciales de Castilla-La Mancha, que se presentan bajo un signo de tranquilidad. El PSOE afronta sus primarias nacionales, cortando a cuchillo y su resultado repercutirá en Castilla-La Mancha. Y Podemos, con apenas tres años se existencia, ya vive una fuerte lucha por el poder interno.

Hay muchos nervios en el gobierno regional. No sólo es por el domingo, -por lo de las primarias y eso- que también. A mitad de legislatura, los datos mandan y los datos revelan que falla la sanidad, falla la dependencia, falla la gestión económica de los servicios públicos… En política los nervios son malos consejeros. El presidente, García-Page, no estaba ni en los pasillos ni en el salón de plenos. Permanecía en un despacho como suele hacer todos los plenos. Esa ausencia, entre otras cosas, le evita tener que soportar las críticas de la oposición cara a cara.

El gobierno regional de Emiliano García-Page había retrasado la publicación en el portal de transparencia tanto de los datos de las listas de espera sanitaria como los de la gestión económica referidos al mes de abril. Antes de que existiera la ley de transparencia los datos de Hacienda eran públicos entre los días cinco y siete de cada mes. Los de Sanidad, el 10 o el 11. Esta decisión de publicarlos a partir del 15 hizo que esos datos le estallaran en la cara en plenas vísperas de las primarias, con Pedro Sánchez en Toledo, avisando de que si sale secretario general a García-Page se le acabó eso de enredar desde la secretaría regional, porque será incompatible con la Presidencia autonómica. Los datos no son buenos. Muestran el deterioro del servicio de salud regional, también de las finanzas autonómicas.

Y si alguien en el gobierno leyó mal los tiempos, Vicente Tirado -el estrecho colaborador de Cospedal en la Región- hizo lo contrario y propició que el jueves el gobierno tuviera que dar explicaciones de sanidad y de gestión económica en el Parlamento. Cospedal y Tirado habían trabajado juntos las cuestiones regionales, como todos los días. El resultado se vio el jueves en el pleno de la Cámara. Fue demoledor. Y los nervios en el banco azul se dispararon.

Pero no fue este el principal error del ejecutivo. La mayor equivocación fue tratar de presentar los malos datos sanitarios envueltos en apariencia de éxito. El PP leyó la jugada y con una frase minó la credibilidad del gobierno. Le bastó, en rueda de prensa, con invitar a los periodistas a comprobar los datos de las listas de espera por ellos mismos. Es algo que clm21.es hace mes a mes desde febrero del año pasado cuando publicamos nuestra primera edición.

En la tribuna, los argumentos de Ana Guarinos, presidenta del grupo Popular, -datos oficiales en una mano y programa electoral del PSOE en la otra- eran de los que hace que los rivales se encojan y se arruguen en sus escaños mientras aguantan el chaparrón. Eso pasaba en la bancada de la izquierda, mientras el consejero mantenía la cabeza agachada sobre el papel durante buena parte de la intervención de la portavoz popular.

Las últimas informaciones de clm21.es sobre la evolución da la sanidad en la Comunidad eran referidas con nombre y apellidos desde la tribuna. El dato demoledor: en los últimos diez meses la lista de espera quirúrgica se ha incrementado en 3.535 personas, el 10,71 por ciento. El PP también se remontó a la comparación con junio de 2015, cuando el Gobierno de María Dolores Cospedal entregó las llaves de la sanidad al ejecutivo de García-Page. En menos de dos años, con clima económico y financiero mejor, el sistema sanitario público se ha deteriorado y ha roto la tendencia a la recuperación iniciada a finales de 2014, decía el PP y daba un dato: los 108.000 pacientes que suman las tres listas de espera en la actualidad superan a los 106.000 de junio de 2015.

Pero al consejero de Sanidad le daba lo mismo lo que se dijera en el salón de plenos, ganar o perder el debate en esas cuatro paredes, lo importante era ganarlo en los medios de comunicación. Y para eso ya tenía preparada su nota de prensa: “El Gobierno de Castilla-La Mancha -dice el Gobierno- ha conseguido aumentar la actividad quirúrgica en los hospitales públicos de la región, lo que permite la constante reducción de la lista de espera quirúrgica”. Los datos dicen otra cosa. La lista de espera quirúrgica en junio de 2016 -mismo consejero, mismo gobierno- era de 32.985 personas. En abril de 2017 era de 36.520.

La serie mes a mes: Julio 2016, 33.896 pacientes. En agosto, 34.976. En septiembre, 35.875. En octubre, 35.237. En noviembre, 36.584. En diciembre, 36.096. Enero de 2017, 36.955. En febrero, 36.487. En marzo, 36.166 y en abril 36.520.Los datos revelan que no hay reducción, que hay un crecimiento en ese periodo. Son los hechos

Los datos oficiales del propio gobierno dejan en evidencia las afirmaciones del ejecutivo y cuestionan su credibilidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios