www.clm21.es
El viaje del presidente a USA coincide con la publicación de que el gobierno lleva gastado 99 millones más de lo que ha ingresado
Ampliar

El viaje del presidente a USA coincide con la publicación de que el gobierno lleva gastado 99 millones más de lo que ha ingresado

jueves 30 de noviembre de 2017, 22:31h

De un tiempo a esta parte, se han incrementado las salidas al exterior de los representantes del gobierno de Castilla-La Mancha. Basta ver sus agendas para comprobar que quien no está en Londres, está en Bruselas, en Lisboa o en Estados Unidos, por citar algunos destinos. Dicen en política que esta práctica es un reflejo del síndrome del perdedor, del que sabe que se despide del cargo. Y, a falta de conocer la encuesta que tiene el gobierno, la otra hace que Vicente Tirado, el secretario general de los populares, haya cogido velocidad de crucero y multiplique sus viajes, aunque estos sean tierra adentro, a los pueblos de la región, a ver y dejarse ver, a oír más que a hablar.

Dice la otra encuesta que el equipo de gobierno de García-Page hace perder al PSOE de 2 a 3 escaños. Que Podemos se despide del Parlamento regional, que le sustituye Ciudadanos con una representación de entre 3 y 4 escaños y que el Partido Popular crece y pelea –viaje pueblo a pueblo- por el escaño 17, el que le daría la mayoría absoluta.

De ahí los nervios en el oficialismo socialista y lo de la comida con algunos directores de medios, que contamos la semana pasada, y el incremento de las campañas de publicidad que durante todo el año habían aparecido con cuentagotas. En esta semana, en unos sitios tres, en otros dos y a los críticos, ninguna. Ha trascendido lo de la comida y oye, la voz cantante la llevó José García Molina, el jefe de Podemos, que se convirtió en el apagafuegos de García-Page. La responsable de publicidad ni abrió la boca. Les dieron una planificación. A los demás, la discriminación. Así empieza el último año completo de legislatura.

Y es que ya algunos medios se habían empezado a arrugar y a no dar pábulo a las noticias de la factoría del portavoz. Una fábrica que había venido funcionando con cierto éxito con notas de prensa repletas de calificativos, que son más protagonistas que los hechos a los que adjetivan y que tratan de suplir la deficiencia de la gestión con la eficiencia de las palabras, donde los hechos son más que interpretados. Y es que los hechos, sin adjetivos, pierden mucho y en algunos casos, todo.

En Cataluña, a los ingenieros del “procés” se les ocurrió la ingeniosa idea de acción política y de comunicación de lo que denominaron “mentiras fértiles”. Mediante la acción trataban de provocar una reacción contundente del gobierno central para añadir una imagen de “pueblo oprimido y reprimido” a la de “Comunidad maltratada y víctima”. Mediante la comunicación se generaban todo tipo de noticias que dieran cobertura a esa imagen. Incluso algunos países extranjeros hicieron efecto multiplicador en un intento de desestabilización de la Unión Europea, en lo que entienden un ejercicio normal dentro de la lucha en la correlación de fuerzas en el mapa geopolítico mundial.

No importaba que las noticias fueran falsas, tendenciosas o fabricadas, lo importante es que fueran fértiles. Al mismo tiempo se desacreditaba a la prensa no afín; “¡prensa española, manipuladora!” acuñaron como idea. Una vez puesta la “mentira fértil” en circulación, el resto era propagarla a través de las redes sociales. Y así día tras día, porque lo que está en la red es efímero. Ganaron la batalla de la comunicación, pero perdieron el conflicto que ellos mismos habían creado porque descuidaron lo importante, a los que no pensaban como ellos.

Lo que ha revelado el “procés”, como antes el brexit y las elecciones francesas o norteamericanas es que ahora en la lucha política y económica la desinformación tiene un papel importante y, que gracias a la tecnología y a las redes sociales, es más fácil de alcanzar. Sólo hay que dar apariencia de veracidad y luego es vital que los medios se hagan eco de esas informaciones para dar carta de autenticidad a la “mentira fértil”.

Andan tratando de explicar lo del viaje del presidente a la cuna americana de los gansters, Chicago, para ver unos aparatos sanitarios de tecnología de protones que se supone que el gobierno ya había comprado para los hospitales de la región. Al menos eso ha venido reiterando la factoría del portavoz durante el último año y medio, desde abril de 2016. Que de tanto repetir lo de las inversiones en tecnología hospitalaria, daba la impresión de que en los hospitales de la Región ya no cabe ningún aparato moderno más para sanar a los ciudadanos.

Oye, y no, que el presidente se ha ido ahora a verlos a Estados Unidos, pagado por la Comunidad Autónoma y no como algún malicioso ha tratado de hacer ver de que ha sido por cortesía de la empresa fabricante. Mientras, sus adversarios piden explicaciones. Lo que ha hecho el presidente es ir a comprobar que lo que compra o puede comprar la Comunidad es lo mejor para sus ciudadanos. Y punto. Por cierto, el fabricante tiene su sede europea en Bruselas, algo más cerca, y tiene una filial española en Pozuelo de Alarcón, que tiene socios vinculados con empresas y personas del mundo inmobiliario y de la comunicación.

Y cuando estalla la polémica del viaje, se conoce el déficit que tenía acumulado la comunidad a final del tercer trimestre, el 0,25% del PIB, o lo que es lo mismo, que el gobierno regional lleva gastados 99 millones más de lo que ha ingresado y que eso habrá que convertirlo en deuda y lo tendremos que pagar todos los castellano-manchegos con más impuestos o destinando al pago de esa deuda dinero que debería ir a comprar tecnología para los hospitales. En el conjunto de las regiones pasa lo contrario: llevan ingresados 992 millones más del dinero que han gastado, lo que les permite afrontar mejor la recta final del ejercicio.

Y la factoría del portavoz pone en circulación la nota con el titular “el déficit de Castilla-La Mancha en septiembre es menos de la mitad del objetivo para todo el año”. Tan cierto como que es la segunda región española con las cuentas menos saneadas. Claro que esto último, mejor no decirlo. Tampoco conviene decir que de octubre a diciembre se produce una aceleración de los déficits en todas las regiones, porque aumentan los gastos que se han ido comprometiendo a lo largo del año. Con los datos de septiembre es factible –que no asegurable- que el gobierno regional por fin este año sí cumpla el objetivo de déficit, lo que se traduce en que habrá gastado 237,6 millones de euros más de lo que ha ingresado, incluidos los gastos de viaje y estancia del presidente, el consejero de Sanidad y otro personal en Chicago.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios