www.clm21.es
El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina.
Ampliar
El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina. (Foto: Ignacio López // JCCM)

La Universidad no fue la causante del déficit en 2017, el gobierno regional aumentó las obligaciones fuera de presupuesto en 38 millones de euros

lunes 04 de junio de 2018, 21:06h
El gobierno de Castilla-La Mancha ha venido a reconocer en un documento oficial que la Universidad de Castilla-la Mancha no fue la causante de la desviación del déficit de 2017, en contra de lo que había manifestado públicamente. El documento de la Consejería de Hacienda, elaborado para poder acceder a los mecanismos extraordinarios de financiación, apunta a que la mayor desviación se produjo en operaciones de gastos del propio Ejecutivo no contabilizadas en el presupuesto (cuentas 413/409 y similares).
El gobierno regional había estimado que el saldo de esas partidas a final no variaría en relación al saldo inicial. Sin embargo finalmente recogían una deuda de 123,23 millones de euros, 38,41 millones de euros más del saldo inicial. Normalmente en esas cuentas se recogen facturas pendientes de pago.

Si bien es cierto que a la Universidad se le imputó un déficit de 25 millones, la televisión autonómica tuvo 3 millones y otros entes del gobierno 17 millones de euros más. Ninguno de esos déficits estaban inicialmente contemplados por el Ejecutivo ni fueron barajados en la información dada por el gobierno autonómico a los medios de comunicación el 26 de marzo, cuando la Consejería dio a conocer en rueda de prensa el incumplimiento por parte de la Comunidad del objetivo de estabilidad en 2017. Una rueda de prensa en la que se presentó a la Universidad como única causante del déficit. Los datos recogidos en el documento “Plan de ajuste de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha para evaluar la condicionalidad fiscal del mecanismo de apoyo a la liquidez de las Comunidades Autónomas” revelan que hubo otras causas y en mayor medida.

Fueron cuatro las partidas que aumentaron el saldo presupuestario deficitario. Las obligaciones fuera de presupuestos y los déficits de la Universidad, la televisión regional y de otros organismos instrumentales del gobierno. Se vieron compensadas en parte por una disminución de las estimaciones de la recaudación incierta en 4 millones de euros y de los intereses devengados por valor de 9,2 millones de euros y por un saldo positivo de las empresas inversoras de la Junta de 9,5 millones más de los previstos. También se contabilizaron 33 millones no previstos en transferencias de la Unión Europea y otros ajustes contables le permitieron mejorar 13 millones de euros sus previsiones.

Precisamanente esa partida de 13 millones adicionales de otros ajustes con las que no contaba el gobierno regional permitió que el déficit final no fuera aún mayor. De hecho, el Ejecutivo había previsto que la aplicación de los criterios de contabilidad nacional a sus saldos presupuestarios aportara en el concepto “otros ajustes” un aumento del déficit de 2,5 millones de euros. Pero finalmente esos otros ajustes le aportaron 10,56 millones extras.

Al finalizar, los ajustes contables positivos y negativos elevaron el déficit presupuestario en 6,36 millones de euros. En total, la Junta tuvo un déficit presupuestario de 286,68 millones de euros que, una vez aplicados los ajustes contables, aumentaron hasta 293,04 millones.

En sus previsiones a principios del año el gobierno había contemplado 8.352,87 millones de euros de ajustes adicionales y tenía previsto compensar las desviaciones mediante inejecución presupuestaria.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios