www.clm21.es
Emiliano García-Page durante el desayuno informativo.
Ampliar
Emiliano García-Page durante el desayuno informativo. (Foto: José Ramón Márquez // JCCM)

Page apuesta por las desaladoras tras el compromiso de ayer de Pedro Sánchez de mantener el trasvase Tajo-Segura

  • Page dice compartir posición con Pedro Sánchez contra una eventual negociación bilateral con Cataluña justo seis días antes de que se produzca la reunión Generalitat-Estado para tratar la infrafinanciación de esa Comunidad

miércoles 19 de septiembre de 2018, 13:33h
Con el compromiso todavía caliente del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el presidente de Murcia, Fernando López Miras, de mantener el trasvase Tajo-Segura, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha tenido que buscar una salida que evitara el enfrentamiento con su secretario general y presidente del gobierno en esta materia y ha desviado la cuestión hacia las desalinizadoras.
En un desayuno informativo que se producía pocas horas después de que Sánchez recibiera a López Miras y se comprometiera a mantener los trasvases de agua, el presidente de Castilla-La Mancha ha perdido la beligerancia que le caracterizaba en este tema contra Mariano Rajoy y se ha mostrado convencido que las plantas ya construidas en las regiones del Levante terminarán siendo “la solución definitiva” para el déficit hídrico que sufre esta zona del país y la alternativa de futuro al trasvase Tajo-Segura.

García-Page ha señalado que “si se pusiera en marcha al cien por cien la desalinizadora de Torrevieja (Alicante), sería innecesario tener que recurrir a los recursos hídricos de los pantanos de Entrepeñas y Buendía para dar respuesta a las necesidades de agua de Murcia y Valencia”. García-Page se ha mostrado partidario de subvencionar el metro cúbico del agua desalinizada, situándolo al mismo nivel que el agua trasvasada, con la finalidad de que el agua del mar sea considerada una alternativa viable.

El presidente también se ha referido al nuevo modelo de financiación en el que ya trabajaba el gobierno anterior y que el equipo de Pedro Sánchez paralizó tras la llegada a la Moncloa. García-Page se conforma con que se lleguen a acuerdos parciales en materia de financiación autonómica en aspectos como dependencia, política sanitaria y medicamentos. Esta posición marca un giro sustancial en la línea trazada hace varios meses cuando impulsó, tanto desde el gobierno como desde la secretaría regional de su partido, una campaña muy beligerante para reclamar una “financiación justa” y en la que se puso de manifiesto que Castilla-La Mancha había perdido más de 8.000 millones de euros por la infrafinanciación que supone el sistema en vigor. Su gobierno había cifrado en más de 3 millones de euros la cantidad que Castilla-La Mancha perdía cada día que pasa sin que se modifique el modelo.

En el transcurso de su intervención, el presidente castellano-manchego ha afirmado que “nunca apoyaré que lo que tenemos que decidir entre todos sea objeto de mercadeo”, ha resaltado García-Page sobre una eventual negociación bilateral con la Generalitat catalana; posición que, ha asegurado, comparte también el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Las palabras del dirigente socialista castellano-manchego se producen seis días antes de que tenga lugar la reunión bilateral entre la Generalitat y el Gobierno central para estudiar el pago a Cataluña de 7.600 millones de euros, cuantía en la que el ejecutivo catalán cifra la infradotación a esa comunidad por el actual sistema de financiación.

La manifestaciones del presidente se han producido en el transcurso de un desayuno informativo organizado por el diario La Tribuna.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios