www.clm21.es
El nuevo modelo económico y de empleo no termina de cerrar la herida de la crisis
Ampliar

El nuevo modelo económico y de empleo no termina de cerrar la herida de la crisis

  • La brecha que permanece abierta diez años después se salda con 39.300 ocupados menos, a pesar de que en la legislatura se han recuperado 109.000 empleos
  • Para las arcas de la Comunidad la crisis ha restado 600 millones de euros anuales para servicios públicos

jueves 07 de febrero de 2019, 22:59h
La herida que abrió la crisis del ladrillo en la economía regional no termina de cerrarse. Sus secuelas todavía son visibles y el estallido ha provocado un cambio en el tejido productivo y laboral, que ha modificado la forma de hacer y de trabajar en nuestra Comunidad y su panorama social. Logística, hostelería, servicios sociales y servicios auxiliares han contribuido a cerrar parte de la profunda brecha abierta en una Comunidad en la que actualmente más de la mitad de la población (55,5%) trabaja en el comercio (14,45%), la industria manufacturera (14,32%), las actividades sanitarias y de servicios sociales (9,22%), la administración (8,9%) o la construcción (8,65%). El sector financiero, un actor también fundamental en la crisis, ha visto cómo desde 2010 hasta mediados de 2018 ha llegado a perder 10.300 empleos, casi la mitad de los que registraba en 2010, aunque en la segunda mitad del año pasado ha vuelto a recuperar y con fuerza parte de esa pérdida.
Diez años después de que las grúas de la construcción quedaran varadas y se paralizarán las fábricas de ladrillos y de puertas y las carpinterías de madera y metalúrgicas que impulsaban la economía regional, el panorama del tejido productivo regional presenta una fisonomía muy distinta. La región todavía no ha sido capaz de recuperar 39.300 empleos perdidos durante la crisis. Los servicios sociales han sido los que, con 23.300 puestos nuevos, han liderado la generación de empleo en este periodo.

La Junta de Comunidades se vio inmersa en una elevada deuda pública que le cuesta 200 millones de euros en intereses, ha dejado de ingresar 400 millones de euros anuales por los impuestos que movía la construcción en transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. La fractura directa para las arcas castellano-manchegas superan los 600 millones de euros. La renta disponible bruta (el dinero que queda tras pagar los impuestos y las cotizaciones sociales para destinarlo al consumo y al ahorro) de los hogares de Castilla-La Mancha está por debajo en 450 euros en términos corrientes de la alcanzada en 2009.

Los servicios no llegan a cubrir la pérdida de la construcción

El nuevo tejido productivo se ha refugiado en el sector servicios que, con 62.500 ocupados más, es el único que ha generado empleo neto en la década de la crisis, mientras que el resto de las actividades han destruido empleo. La construcción ha perdido 71.000 puestos de trabajo, el 49,9% de los que tenía en 2008 en los trimestres previos al estallido de la burbuja inmobiliaria. La industria, que también se vio afectada por la crisis del ladrillo, contabiliza 23.300 trabajadores menos (15,3%) que en esas fechas y la agricultura tiene 7.000 ocupados menos.

Ese cambio que apuntan los grandes números tiene unas lecturas más particulares, que definen más detalladamente el cambio económico y social. Tras el sector de asistencia social, la logística se ha convertido en el segundo eje en la generación de empleo en nuestra región con 9.750 ocupados más. Y a pesar de la sacudida de la crisis en el empleo público, las administraciones contabilizan según la EPA casi 8.700 trabajadores más que en 2008. En cifras similares se mueven las actividades administrativas y los servicios auxiliares del sector privado.

El retroceso del comercio

Todas estos subsectores se encuadran en los servicios, donde la hostelería registra 8.500 empleos más que al comienzo de la crisis. En el que se conoce como sector terciario de la economía, no obstante, se producen dos grandes bolsas de destrucción de empleo: la de empleadas del hogar, con casi 6.800 ocupados menos (29,9%) y la de comercio y talleres, con 6.750 trabajadores menos (5,3%).

En la industria la mayor destrucción de empleo se da en términos absolutos en el sector manufacturero, con 22.913 ocupados menos (16%) y en porcentajes en las industrias extractivas, que se anotan una pérdida de uno de cada tres puestos de trabajo. Sin embargo, las empresas de suministros crecen en actividad y ocupación con casi 500 nuevos empleados.

Si la destrucción de empleo se produce fundamentalmente a partir de 2008, con especial incidencia en 2011 y 2012,la reactivación económica se empieza a notar a partir de finales de 2014 y principio de 2015, que marcan una tendencia de generación de empleo que se ha mantenido desde esa fecha y que abarca el final de la legislatura anterior, que se estuvo marcada por la caída, la estabilización y el comienzo de la recuperación, y por la legislatura actual.

La evolución en la legislatura actual

Así durante los tres años y medio de legislatura se han creado 109.209 empleos, lo que supone un incremento del 15,15%. Y las recuperaciones e producen en construcción, comercio, industrias manufactureras y actividades administrativas y de servicios auxiliares, que son los subsectores que lideran la creación de empleo en Castilla-La Mancha El crecimiento del empleo ha sido casi similar entre hombres (55.583) y mujeres (53.626), lo que mantiene la brecha laboral en 145.000 varones más que mujeres trabajando.

En cambio, en la legislatura hay casi 2.000 trabajadores menos en banca y seguros en Castilla-La Mancha y casi 500 en empresas de saneamientos y de gestión de residuos.

Los datos forman parte de la Encuesta de Población Activa a finales de 2018 y reflejan la evolución del tejido productivo en los tres últimos años y medio. Un periodo que ha estado marcado por la recuperación de 20.317 empleos en la construcción (39,49%), que ya da empleo a 71.771 personas pero que está muy lejos, prácticamente la mitad, de los 143.212 empleos que el sector tenía en 2008.

Durante estos años la economía ha buscado su apoyo en el sector servicios, que ocupa a 577.900 personas, 67.600 más (13,25%) que en junio de 2015.

Porcentualmente el subsector económico que más crece tanto en la legislatura (48,7%), como en la década (85,2%) es el de las actividades recreativas y de entretenimiento, que da trabajo a casi 13.400 personas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de clm21

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.