www.clm21.es
Los motores de la exportación de CLM bajan de revoluciones tras la caída del crecimiento económico de la UE, nuestro principal cliente
Ampliar

Los motores de la exportación de CLM bajan de revoluciones tras la caída del crecimiento económico de la UE, nuestro principal cliente

  • La industria manufacturera pierde ventas, la agroalimentaria crece por debajo de la media y la de bienes de equipo modera su crecimiento anual
  • Por provincias, retroceden las ventas de Cuenca y Ciudad Real y aumentan las de Toledo, Albacete y Guadalajara

domingo 24 de febrero de 2019, 22:20h
El ritmo de crecimiento de las exportaciones regionales se ralentizó con fuerza el año pasado, desde el 9,3% registrado en 2017 hasta el 3,4% contabilizado al cierre de 2018. En 2016, la evolución fue del 7,7% anual y en 2015 del 12,3%. Esta moderación se produjo porque los principales motores de las exportaciones regionales bajaron de revoluciones y algunos incluso entraron en valores negativos y provocaron un descenso del ritmo del crecimiento de las ventas de bienes a otros países. En total las empresas regionales vendieron en el exterior por valor de 7.296,9 millones de euros, batiendo un nuevo récord. El mercado europeo sigue siendo el principal destino de nuestros productos. La ralentización del crecimiento económico europeo se da dejado sentir en nuestras exportaciones a los países de la Unión.
A su vez, las importaciones también batieron récords y sumaron 9.223,4 millones de euros, con un crecimiento del 9,4%, lo que provocó un deterioro del déficit comercial del 40% respecto a 2017, hasta los 1.926,5 millones de euros.

La industria manufacturera, dos años de caídas

Aunque en la comparativa nacional, Castilla-la Mancha volvió a marcar unos registros de crecimiento de las exportaciones por encima de la media española, en este caso de cinco décimas, la fuerte moderación se produce por una caída por segundo año consecutivo de las ventas de la industria manufacturera, que al retroceso del 8,6% de 2017 sumó en 2018 otra caída del 1,2%. Esta pérdida ha llevado al sector a perder peso. Sus ventas (1.016,5 millones de euros) representan el 13,9% del total exportado por nuestra Comunidad, cuando dos años antes su peso era del 17,4%.

A este mal comportamiento del sector manufacturero se suman los síntomas de agotamiento en el crecimiento del sector agroalimentario, que es el de mayor peso exportador dentro de la economía regional. Con un volumen de ventas de 2.512,8 millones de euros, aporta el 34,4% del total de las exportaciones. El crecimiento de este año del 2,1%, está por debajo de la media anotada por las exportaciones de nuestra Comunidad y es el más bajo de los últimos cinco años. En 2014, las ventas de alimentación y bebidas crecieron al 21,1%; en 2015 al 9,1%; en 2016 al 7,9% y en 2017 al 9,4%.

El sector que todavía muestra fortalezas es el de bienes de equipo, que creció en tasas del 7,5%, una cifra muy por encima de la media regional aunque mucho más moderada que la que experimentó en 2017, que se anotó una subida del 23,6%.

Los aranceles y la caída del crecimiento europeo

La guerra arancelaria desatada por Estados Unidos se ha dejado sentir indirectamente sobre el comercio exterior castellano-manchego. Nuestros principales clientes siguen siendo los países de la Unión Europea, a los que el año pasado vendimos 5.243,6 millones de euros, que representan el 72,12% del total de las exportaciones castellano-manchegas. En este mercado interno no sujeto a los aranceles, las cifras de ventas crecieron un 4,88%. A pesar de que la evolución de nuestras ventas a Europa hayan crecido por encima del 3,9% que lo han hecho nuestras exportaciones en su conjunto, la evolución de este año en el mercado de la Unión también se ha moderado tras haber crecido en 2017 en tasas del 6,15%. La causa de esa desaceleración de nuestra ventas a nuestro principal cliente tiene que ver con el menor crecimiento económico que están registrando las principales economías europeas, entre otras razones como consecuencia del impacto de la guerra de los aranceles desatada por Estados Unidos.

Distribución por provincias

Por territorios, nuestra principal provincia exportadora Ciudad Real, se anota un retroceso de sus ventas en el exterior del 3,3%, motivado fundamentalmente por la caída de ventas del sector químico, de un 9,2%. A pesar de ello, la industria agroalimentaria de esa provincia sigue mostrando su fortaleza, con un incremento de las ventas del 9,1%, hasta los 949,6 millones de euros. En total las empresas de Ciudad Real exportaron por valor de 2.004,9 millones de euros.

Todo lo contrario sucede en Cuenca, donde este sector que es el más dinámico ha vendido un 11,7% menos que en 2017 y tira a la baja de las exportaciones que se anotan una caída global del 6,9%, la mayor de todas las provincias. La provincia se quedó en unas ventas de 478,3 millones.

En el polo opuesto, Toledo con un incremento del 9,8% hasta los 1.858 millones de euros y Albacete y Guadalajara, ambas con un 6,4%, han liderado las ventas al extranjero en 2018. Albacete exportó por valor de 1.031,1 millones de euros y Guadalajara por 1.924,6 millones. En el caso de Albacete los 412 millones de su industria agroalimentaria representan el 40% del total de las ventas de esa provincia. En el caso de Guadalajara, la industria manufacturera de consumo, con 632,5 millones, y la de bienes de equipo, con 626,3 millones tiraron de las exportaciones, aunque con signos desigual. Mientras que el sector manufacturero cayó un 5,7%, el de bienes equipo creció un 22,2%. En Toledo, la industria agroalimentaria lidera las ventas con 658,5 millones, el 3% más que en 2017.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios