www.clm21.es

funcas

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) ha alertado este jueves de que la tasa interanual del Índice de Precios al Consumo (IPC) podría cerrar diciembre en el 4,8% y la media anual se situaría en el 2,9% este año y en el 2,3% en 2022, de acuerdo con el escenario central de sus previsiones.

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) ve "muy difícil" que la economía española crezca más de un 6% este año, tras conocer la revisión a la baja del Instituto Nacional de Estadística (INE) en relación al crecimiento observado en el segundo trimestre del año, que pasó de un 2,8% intertrimestral en la publicación del avance previo a un 1,1%, en la nueva estimación.

Funcas estima que el IPC, cuya tasa interanual se situó en agosto en el 3,3%, podría llegar a superar el 4% en los próximos dos meses para luego volver a descender hasta el 3,9% en el último mes del año, cinco décimas por encima de su anterior previsión.

Como consecuencia del deterioro de expectativas sufrido en los últimos meses, Funcas ha revisado a la baja en cuatro décimas hasta el 5,9% la previsión de crecimiento del PIB para 2021. La cifra del nuevo Panel que elabora esta Fundación está en línea con las previsiones de los organismos internacionales y del Banco de España y es inferior a la proyección de octubre del Gobierno.

El mantenimiento de fuertes restricciones a la actividad y a la movilidad, unido al lento avance de la campaña de vacunación, lastra el consumo privado y mantiene a los sectores del turismo y de la hostelería en mínimos de actividad. Estas son las causas principales que llevan a FUNCAS a estimar que “la senda de la recuperación de la economía española se retrasará al menos hasta la llegada del verano”. Ante el débil inicio del año y el deterioro de las perspectivas económicas de los principales socios europeos, Funcas ha revisado a la baja su previsión de crecimiento para 2021, y la sitúa en el 5,7%, un punto menos que la anterior estimación hecha en noviembre, cuando la situaba en el 6,7%

  • El gasto social asciende al 24,7% de la economía y las previsiones estiman una contracción del PIB de entre el 8% y el 20%
  • España gasta en políticas sociales 307.455 millones al año y en 2020 llegará a perder hasta 248.951 millones de su riqueza, según la previsión más pesimista

En 2019 España aumentó su riqueza en 42.564 millones de euros (un 2% respecto a 2018). La riqueza de España llegó a 1,24 billones de euros (exactamente 1.244.757.000.000 euros). La paralización de la actividad por la pandemia ha invertido la tendencia de los últimos años y en 2020 nuestro país perderá hasta 281.300 millones de su riqueza, según la previsión más pesimista de las conocidas hasta la fecha. Es aproximadamente el gasto que hace España en los tres principales pilares del Estado del Bienestar: pensiones, sanidad y educación públicas. El gobierno de España es más optimista y prevé que España se empobrezca este año en 117.000 millones de euros. En este reportaje se ofrecen las diferentes previsiones económicas y la distribución del gasto en España, tanto por administraciones como por destino social, lo que permite establecer la magnitud de la crisis.

Según un informe de Funcas, el servicio de estudios de las antiguas Cajas de Ahorro, los programas de garantías mínimas del conjunto de las Comunidades Autónomas presentan grandes diferencias, según los datos del último presupuesto cerrado y contabilizado, el de 2017. En el caso de Castilla-La Mancha, la renta mínima se situaba en 420,4 euros y era la quinta más baja de las Comunidades Españolas. Sólo Valencia (388,5 euros), Madrid (400 euros), Andalucía (406,2 euros) y Galicia (403,4), tenían unas prestaciones con cuantías mínimas más reducidas.

  • En las finanzas públicas destaca la elevada deuda y el incumplimiento del déficit
  • Por sectores económicos, Funcas apunta a una “ligera desaceleración en la industria, que sería más que contrarrestada por el tono más dinámico de los servicios”

En sus previsiones del año pasado, Funcas estimó que el crecimiento de la economía regional para 2017 se situaría en el 2,9%. El dato oficial adelantado por el Instituto Nacional de Estadística señala que la economía regional creció el año pasado el 2,5%, cuatro décimas menos que las previsiones del servicio de estudios de la CECA. En cuanto al paro situó la tasa a final de 2017 en el 20,8%.Finalmente, según la EPA, Castilla-La Mancha cerró el año con un paro del 19,74%

El Panel de expertos de Funcas ha elevado hasta el 6,2% su estimación de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) para este año, una décima más respecto a sus anteriores previsiones y tres décimas menos que lo estimado por el Gobierno (+6,5%).

El Panel de Funcas ha rebajado hoy la previsión de crecimiento para 2021 en una décima y la sitúa ahora en el 5,8%. AL mismo tiempo, incrementa el déficit público hasta el 8,5%, dos décimas por encima a la anterior previsión y sitúa la tasa de paro a final de año en el 16,2%, cuatro décimas menos que el Panel anterior

“España necesitaría un fuerte rebote en el segundo y tercer trimestre para que se cumplan esas previsiones de recuperación”. Así lo entiende PwC en su informe sobre las claves económicas de marzo. La consultora pone el foco en la elevada deuda española tanto del sector empresarial como del público.

  • La contracción será siete décimas menos que en el conjunto del país por el menor peso del tejido productivo privado

Según el informe elaborado por la Fundación de las antiguas cajas de ahorro, Funcas, la economía castellano-manchega se contraerá este año en el entorno del 8,8% y será una de las regiones españolas junto a Andalucía, Castilla y León, Extremadura y La Rioja que sufran un menor impacto, frente a las islas, Madrid y Cataluña, cuyo PIB caerá un 11,3%. La economía española se contraerá un 9,5% de media. Ese menor impacto estimado por Funcas está en sintonía con las previsiones formuladas por el BBVA en mayo, en las que apuntaba a una caída del PIB regional del 6,4% frente al 8% nacional.

En la segunda quincena de este mes los principales centros de estudios económicos del país revisarán y actualizarán los indicadores económicos tanto del país como de las distintas comunidades autónomas para final de año. Algunos de estos servicios ya han anticipado algunos indicadores parciales, como la caída del empleo en el tercer trimestre.

  • La tasa de paro se situará en el 15,8%, todavía dos puntos por encima de la media nacional a pesar de reducirse a mayor ritmo
  • Lento avance del Valor Añadido Bruto del sector industrial que pierde peso en la generación de la riqueza regional

Las previsiones de Funcas y BBVA Research coinciden en sus previsiones para la economía castellano-manchega en 2019. Ambos institutos de investigación económica y social consideran que la Comunidad experimentará un crecimiento por encima del 2,2% nacional, aunque con ligeras variaciones. Funcas sitúa la evolución de la economía regional en el 2,4%, tras haber revisado al alza una décima en su último informe, mientras que el BBVA lo sitúa en el 2,5%. En ambos casos las previsiones marcan una ligera desaceleración respecto a 2018, en el que Castilla-La Mancha incrementó su Producto Interior Bruto en un 2,8%. La cara de este crecimiento viene por el impacto en la reducción del paro que se quedará en 154.700 personas (tasa del 15,8%). La cruz, la pérdida de peso del sector industrial en la formación de la riqueza regional.

Confía en que la televisión y el sector público obtengan superávit en sus cuentas

El gobierno regional contempla sobre el papel finalizar el año con un déficit presupuestario de 228,18 millones de euros. El ejecutivo autonómico confía en poder aplicar a sus cuentas unos ajustes positivos en términos de contabilidad nacional de casi 68 millones de euros. Esos ajustes le permitirían cerrar 2018 con un déficit definitivo de 160,78 millones de euros y cumplir así con el límite del 0,4% del PIB que rige como objetivo de sostenibilidad para todas las Comunidades. Los datos figuran en el Plan de Ajuste que el gobierno regional tuvo que presentar al Ministerio como uno de los requisitos para poder obtener créditos del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para poder atender los vencimientos de deuda y el pago de facturas a proveedores.