www.clm21.es
SOLO UNO DE CADA CUATRO DIRECTIVOS DE LA REGIÓN ES MUJER
Ampliar

SOLO UNO DE CADA CUATRO DIRECTIVOS DE LA REGIÓN ES MUJER

jueves 04 de agosto de 2016, 08:14h

Han roto el cliché a base de esfuerzo y tesón en un mundo en cuyo diseño no participaron. Hoy día las castellano-manchegas superan en formación a los varones de la región, aun así siguen teniendo perores trabajos, peor remunerados, más precariedad, más temporalidad y más paro. En algunas de estas características da lo mismo si el empleador es el sector privado o el sector público, por más que todos los partidos llenen sus programas y sus declaraciones de defensa de la igualdad y de reiterar que practican esa igualdad.

La radiografía de la mujer castellano-manchega en el mercado de trabajo, elaborada a través de la EPA, arroja datos esclarecedores y sorprendentes. En CLM hay 1.000.900 mujeres (1.016.300 hombres), son 2.000 menos que hace dos años. De ellas, 838.500 tienen más de 16 años, la edad legal para poder empezar a trabajar. Y de ellas, el 22,11%, es decir 185.400 tienen estudios superiores. Sólo las que tienen la primera etapa de educación secundaria son más, 249.300 (29,73%).

A mitad de año había 2.900 mujeres menos en puestos de gerencia y dirección que hace dos años

A pesar de que los varones de más de 16 años las superan en número (842.800), ellas les superan en formación. Hay 25.800 tituladas superiores más que hombres. También son más las que han culminado la segunda etapa de secundaria y postsecundaria. Son 60.600, 2.800 más que hombres. Y si esa es la característica entre las nuevas generaciones, los grupos de mayor edad hacen que ellas superen a ellos en número de analfabetas y en estudios primarios completo o incompletos.

El 51,2% de los castellano-manchegos abandonan sus estudios en secundaria. En el caso de las mujeres ese abandono es del 41,8 %. Ellas continúan su formación, lo que permite que el 29,44% de las castellano-manchegas tengan una titulación técnica o superior, algo que sólo alcanzan el 25,8% de los varones.

De las 838.500 mayores de 16 años, algo más de la mitad, 428.300 son activas y 410.200 inactivas, es decir que no están en el mercado de trabajo. ¿Pero qué causa esa inactividad? La mayoría de las mujeres que no están en el mercado de trabajo es porque se dedican a las labores del hogar (en exclusiva) 194.900, frente a los 15.800 hombres que se encuentran en la misma situación; 62.800 están estudiando; 42.500 jubiladas; 32.000 tienen una incapacidad permanente, 73.200 están recibiendo una pensión distinta a la de jubilación y 4.200 por otros motivos.

Una de cada tres castellano-manchegas en edad de trabajar tiene titulación técnica o superior. En el caso de los varones es uno de cada cuatro

De las 428.300 mujeres activas, 303.200 están ocupadas y el resto en el paro. La mayoría de ellas, 267.900 trabajan en el sector servicios, en el que aventajan en número a los 255.600 hombres. De hecho el 88,4% de las castellano-manchegas que trabajan lo hacen en este sector, frente al 57,8 por ciento de los hombres con ocupación. De esas 267.900, trabajan para la administración pública incluida sanidad y educación 112.000 (son mayoría frente a los hombres, que totalizan 77.000 puestos de trabajo en este subsector). Otras 84.500 lo hacen en el comercio, talleres, transporte y hostelería (121.200 hombres) y hay 23.400 en actividades profesionales científicas y técnicas, son 200 menos que los varones, pero al ser menos las ocupadas que los ocupados totales, su peso porcentual es mayor que el que se da entre los hombres.

El sector industrial emplea a 25.900 castellano-manchegas, de ellas 25.000 están en la industria manufacturera

Pero ¿cuáles son sus empleos? En nuestra Comunidad de los 23.500 puestos de dirección y gerencia, sólo el 24,25% lo ocupan mujeres, son 5.700 frente a 17.800. Hay que hacer notar que en los dos últimos años, en vez de avanzar en su peso en puestos de dirección, la mujer ha retrocedido y hay 2.900 menos que en 2014.

Las mujeres con educación superior son 25.800 más que los hombres con ese nivel de titulación

En el siguiente escalón de cualificación profesional, el de técnicos, profesionales y científicos, ellas son más que ellos, 58.400 frente a 47.600. La evolución en los dos últimos años marca un aumento de 2.100 mujeres y una disminución de 2.000 hombres. Hay 27.800 mujeres como técnicos profesionales de apoyo (42.500 hombres) y 40.300 empleadas contables y administrativas, puestos que ocupan 22.900 hombres.

En trabajos de restauración, personales, de protección y de venta hay más mujeres que hombres 97.200 frente a 68.500. También en las ocupaciones clasificadas como elementales, en las que hay 54.900 mujeres frente a 48.300 hombres.

Si acudimos a los diferentes sectores económicos, vemos que las mujeres están escasamente representadas en ocupaciones cualificadas del sector agrícola, ganadero y forestal, en total son 2.500 frente a 24.400 hombres. Entre los artesanos y trabajadores cualificados de las industrias manufactureras y de la construcción el desequilibrio es todavía mayor, hay 9.200 frente a 105.300 varones. Algo parecido sucede entre las operadoras de instalaciones y maquinaria y montadoras, trabajos que ocupan a 6.800 mujeres y a 64.100 hombres.

Hay 300 castellano-manchegas entre las 7.000 mujeres que en España están ocupadas en puestos militares. En el caso de los castellano-manchegos, son 3.700 de los 75.900 del conjunto del Estado.

¿Cuántas mujeres empresarias hay en Castilla-La Mancha?

De las 303.200 mujeres que trabajan, 40.800 son empresarias y 3.300 ayudan en un negocio familiar, el resto trabaja como asalariada. Ellas optan mayoritariamente por el sector servicios para hacer negocios, a finales de junio eran 36.100, 8.300 más que hace dos años. Lo que menos le llama es la construcción, sector en el que sólo hay 400 castellano-manchegas al frente de una empresa. En la agricultura hay 1.700 mujeres al frente de las explotaciones y en la industria son 1.900.

Las asalariadas también concentran su mayor número en los servicios. Del total de 259.200 que trabajan por cuenta ajena, 229.900 lo hacen en ese sector; 23.100 en la industria, 4.100 en la agricultura y 2.100 en la construcción.

Más formadas que los varones, tienen menos oportunidades, más contratos temporales y más a tiempo parcial

Ellas acaparan los contratos a tiempo parcial. De los 100.100 contabilizados por la Encuesta de Población Activa, 76.000 corresponden a mujeres y sólo 24.100 a varones. De hecho, el 25,1 de las mujeres asalariadas tiene un contrato a tiempo parcial y el 74,9 por ciento restante, a jornada completa. En el caso de los hombres los porcentajes son del 5,4%. frente al 94,6%. En los dos últimos años el número de mujeres con contratos por horas ha crecido en cuatro décimas, mientras que entre los hombres ha bajado en 7.

Pero no sólo son los contratos parciales, el 28,16 por ciento de las mujeres asalariadas tienen un contrato temporal. Los varones se mueven en porcentajes similares. Sin embargo en los dos últimos los varones con contratos indefinidos han aumentado en 600, mientras que las mujeres han disminuido en 2.600. También han aumentado los varones con contratos temporales en 15.800. La cifra de mujeres con ese modelo de contrato ha incrementado en 11.400.

La tasa de temporalidad de la mujer es mayor en el sector público, que promueve las políticas de igualdad, que en el privado

Esa temporalidad no es patrimonio del sector privado. En el sector público el 69,7 % de las trabajadoras tienen un contrato indefinido. Eso implica que aproximadamente una de cada tres asalariadas del sector público es temporal. En el caso de los hombres la proporción es 1 de cada 4. De hecho, proporcionalmente, el número de contratos temporales a mujeres es mayor en el sector público (30,3%) que en el privado (28,16%).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios