www.clm21.es
El acuerdo con Bildu genera malestar y perplejidad en el PSOE y reabre las diferencias
(Foto: Congreso de los Diputados)

El acuerdo con Bildu genera malestar y perplejidad en el PSOE y reabre las diferencias

domingo 24 de mayo de 2020, 20:57h
Algo se mueve en el PSOE. El último episodio, el pacto con Bildu ha generado un profundo malestar. La recuperación del liderazgo electoral había parado la contestación interna de algunos sectores del socialismo español a Pedro Sánchez. Las críticas bajaban de nivel y se centraban en algunos de los colaboradores de la reunión de maitines de los lunes, en la que se traza la estrategia de la semana. Lastra, pero sobre todo Iván Redondo, son los que concitan mayor contestación, mientras que los críticos mantienen e incluso suavizan las relaciones con José Luis Ábalos, el secretario de organización y número dos, con una excepción, la de Valencia, donde los roces con el ministro de Fomento y diputado por Valencia vienen de lejos. La pandemia y la gestión que está haciendo el gobierno han hecho rebrotar el sentimiento crítico en los territorios, donde los líderes regionales están pagando los errores de los nacionales.
Tanto es así, que el 30 de abril, el presidente de Aragón, Javier Lambán afirmaba que “salvar vidas de los aragoneses está muy por delante de salvar políticamente al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez”. No era el único que mostraba públicamente su malestar. El presidente de la Generalidad Valenciana, Ximo Puig, también se revolvía contra el presidente del gobierno de forma rotunda: “Lealtad no es sumisión”. En ese escenario, los dos presidentes socialistas con mayoría absoluta en sus territorios, Fernández Vara y García-Page, se movían entre el silencio, las declaraciones públicas sobre la unidad especialmente dirigiendo la crítica hacia el PP, y las reclamaciones de puertas hacia adentro, aprovechando las reuniones semanales de presidentes autonómicos. Las principales reclamaciones eran de carácter económico y buscaban, a corto plazo, obtener financiación adicional en forma de transferencias para compensar el boquete que la pandemia ha hecho en las cuentas de los gobiernos autonómicos, y, a largo, fijar las bases para la financiación de los próximos años, blindando además el sistema sanitario. Con anterioridad, el presidente castellano-manchego el 24 de abril había advertido que “no hay diferencias ni ideológicas ni territoriales en la lucha contra la pandemia” y que iba a estar vigilante para que no se rompiera el mando único.

Tras la operación con Bildu, el más expresivo ha sido el presidente castellano-manchego, quien manifestaba que estaba “dolido y perplejo” a la vista de un “pacto político y no legislativo”. El pacto se fraguaba el martes, el mismo día que un grupo atacaba la casa de la secretaria del Partido Socialista de Euskadi, Idoia Mendía, cuyo marido es concejal del PSE en el ayuntamiento de Bilbao. El ataque consistió en volcar pintura roja, como símbolo de sangre, y varios pasquines en los que se acusaba a Idoia Mendía y al PSOE como “asesinos” y se reclamaba la amnistía para los presos de ETA.

El presidente de Valencia y secretario general del Partido Socialista del país Valenciano, Ximo Puig también criticaba el pacto con Bildu, que se conocía el mismo día en el que él cerraba el acuerdo con patronal y sindicatos en Valencia y ponía el acento en que “la nueva arquitectura laboral se debe hacer desde el acuerdo y en el marco del diálogo social”, lo que era una crítica abierta al acuerdo con Bildu.

Y es que Ximo Puig ha sido entre los líderes socialistas el que más abiertamente se ha ido desmarcando de Pedro Sánchez en los últimos meses, haciéndolo además aplicando un tono institucional en sus declaraciones. El desencuentro y los encontronazos con Sánchez vienen de lejos. En 2015, el valenciano dijo en una comparecencia pública en Madrid “el liderazgo de Sánchez, como todo en la vida, es revisable” y en 2016 fue uno de los miembros de la ejecutiva federal que con su dimisión provocó la caída de Sánchez. El reportaje de hoy de clm21.es profundiza la historia de ese desencuentro y de la carrera que parece haber emprendido Puig para el relevo interno si la pandemia hunde a Sánchez.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios