www.clm21.es
 Emiliano García-Page en la videoconferencia de presidentes autonómicos.
Ampliar
Emiliano García-Page en la videoconferencia de presidentes autonómicos. (Foto: D. Esteban González // JCCM)

Con la modificación del Fondo Covid, CLM pierde 50 millones de los 600 que tenía previstos recibir

  • García-Page: “el reparto de los Fondos Covid que vienen de Europa se debe llevar a cabo con los mismos criterios con los que se pidieron en la UE y es en función del impacto que la pandemia ha tenido en la población"

lunes 08 de junio de 2020, 10:58h
Castilla-La Mancha no esconde el malestar con el gobierno central por el cambio de criterio en la distribución del fondo compensatorio del Covid-19 para Comunidades Autónomas, cifrado en 16.000 millones de euros. El gobierno regional ya había calculado, antes del cambio de criterio nacional, que nuestra Comunidad recibiría 600 millones de euros y consideraba el sistema previo “justo y proporcional”. Eso era con el sistema establecido y anunciado el pasado 3 de mayo por el presidente Sánchez a los presidentes autonómicos. La modificación del método de reparto el domingo 8 de junio, destinando 2.000 millones de euros para financiar los servicios educativos, ha sido el motivo de la discordia, ya que con ese fondo tiene en cuenta la ratio de población (escolar), lo que beneficia a regiones que, paradójicamente, han sido de las que menos han sufrido el impacto del virus y por el contrario perjudicará a las que más han padecido la pandemia y las que han tenido que hacer mayores esfuerzos económicos para combatir la emergencia sanitaria. El presidente García-Page ha indicado que este es un fondo excepcional, que nada tiene que ver con la financiación autonómica, que responde a otros criterios. La pérdida para Castilla-La Mancha por la modificación de criterios rondaría los 50 millones de euros.
En una entrevista en la cadena Ser, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page ha asegurado hoy, que “el reparto de los Fondos Covid que vienen de Europa se debe llevar a cabo con los mismos criterios con los que se pidieron en la UE y es en función del impacto que la pandemia ha tenido en la población”. Por ello, el presidente autonómico ha hecho alusión a las dos Castillas o al entorno de Cataluña. A este respecto, ha recordado que esta comunidad autónoma ha contratado al 15% más de plantilla sanitaria de la que tenía, que equivale al mismo porcentaje que toda Andalucía con ocho millones de habitantes. Además, considera que "hay que compensar los esfuerzos desproporcionados, otra cosa es cuando se analice la caída de ingresos", ha apuntado refiriéndose a una próxima negociación sobre la financiación autonómica.

Precisamente el mes que viene está previsto que se reúna el Consejo de Política Fiscal y Financiera para analizar las alteraciones que el Covid-19 y el estado de alarma han provocado en los ingresos y gastos de las administraciones autonómicas y las previsiones para los próximos años. La reunión surgió de una propuesta del presidente castellano-manchego en una de las primeras reuniones telemáticas de Sánchez con los jefes de los Ejecutivos autonómicos.

El presidente García-Page, tras la Conferencia de ayer, puso de manifiesto que va a trabajar para intentar que el gobierno central cambie de criterio y vuelva a la posición inicial. En sus declaraciones en diversos medios,el presidente ha indicado que el cambio de última hora, con la inclusión del criterio de educación por el que se van a asignar 2.000 millones, “no tiene pies ni cabeza. El criterio del fondo es muy claro” y no puede terminar transmutándose para terminar mercadeando políticamente.

El cambio de criterio en el Ejecutivo central se ha producido tras las quejas de algunas Comunidades, que reclamaban una distribución en función de la población. Es el caso de la Valenciana, que ahora sale beneficiada y cuyo presidente Ximo Puig ha ido mostrando distanciamiento de Pedro Sánchez, hasta el punto de ser considerado como uno de los postulados para el recambio interno si cae Sánchez. Puig se mostró molesto con el criterio anunciado el 3 de mayo y pidió que primara el de población.

Originariamente el fondo de 16.000 millones se iba a distribuir, 10.000 serán para gasto sanitario, otros 5.000 para paliar la caída de la actividad económica en las comunidades autónomas, y los 1.000 millones restantes para gasto social. No serán reembolsables. Ahora, con el cambio, se recortan 1.000 millones al gasto sanitario y otros 1.000 al gasto social y esos 2.000 millones se repartirán para educación, mientras se mantienen los 5.000 millones para compensar la caída de la actividad productiva (disminución de ingresos propios y aumento del gasto para mantener el tejido productivo y el impacto en el mercado de trabajo).

El nuevo método también irrita en Cataluña, que ya consideraba insuficiente la distribución anterior. De hecho, en la Conferencia del 24 de mayo el presidente catalán Quim Torra reclamó 13.000 millones, de ellos 9.000 por deuda histórica y otros 4.000 por compensación de los gastos extraordinarios de la crisis de la Covid, estos últimos con cargo al fondo de los 16.000 millones para todas las Comunidades.

En las vísperas de la conferencia de ayer, el presidente catalán estimaba que la petición de esos 4.000 millones se había quedado corta y elevó la cuantía a 5.000 millones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios