www.clm21.es
El PNV también se lanza a la conquista financiera de Castilla-La Mancha y suma a Kutxabank a los aspirantes para fusionarse con Liberbank
Ampliar

El PNV también se lanza a la conquista financiera de Castilla-La Mancha y suma a Kutxabank a los aspirantes para fusionarse con Liberbank

martes 01 de septiembre de 2020, 08:30h
El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, señalaba el 20 de julio en los cursos de verano de la Universidad Complutense que “el proceso de consolidación bancaria es ineludible”. Un término con el que se refería a las fusiones, que él -conocedor de las situaciones en razón de su cargo- veía inminentes en España.
La razón principal para esas fusiones vendría dada por la baja rentabilidad que ha convertido en vulnerables a varias entidades. Esa baja rentabilidad tiene su origen fundamental en el abaratamiento del tipo del dinero. Una circunstancia que merma la principal fuente de ingresos de los bancos, el margen de intereses (diferencia entre el dinero que ingresan y el que pagan por captar o prestar dinero).

Durante los últimos años, las entidades financieras españolas han tratado de compensar esa debilidad con un aumento de ingresos a través del incremento de sus comisiones y en una reducción de sus gastos, por la vía de reducción de plantillas y cierre de oficinas, además de por avanzar en la digitalización de sus procesos y de la actividad bancaria con el cliente. Durante la pandemia, las entidades han aplicado ajustes de oficinas mediante cierres temporales, que, en algunos casos se han convertido en definitivos.

Esa estrategia de ingresos y gastos ha estado acompañada por un proceso de saneamiento de sus carteras, en las que se han ido deshaciendo de los activos tóxicos derivados de la crisis del ladrillo a costa de ir rebajando sus cuentas de resultados.

¿Cuál es la situación en Castilla-La Mancha? La principal entidad financiera, el Banco Castilla-La Mancha, antigua CCM, ha pasado a ser controlado plenamente por Liberbank, cuyo principal accionista es la Fundación Bancaria Caja de Ahorro de Asturias (24,31%). Durante los últimos años, la entidad ha ido saneando la cartera tóxica absorbida de CCM. Buena parte de ese saneamiento contó con el denominado esquema de protección de activos del Fondo de Garantía de Depósitos. Ha reforzado sus posiciones en algunas de sus participadas y ha llevado a cabo un redimensionamiento de su estructura.

Un proceso que ha llevado al banco con menor capitalización de la bolsa española a ser un bocado apetecible para otras entidades. Los puntos fuertes de Liberbank es su fuerte implantación en Asturias, Cantabria, Extremadura y Castilla-La Mancha, además de su presencia en Madrid.

Entre los pretendientes, entidades de otros territorios que quieren crecer y tener una mayor presencia en el conjunto del país. Hasta ahora las operaciones que se pusieron en marcha y que resultaron fallidas han corrido a cargo de la andaluza Unicaja y de la gallega Abanca, controlada por el hispanovenezolano Juan Carlos Escotet. Ahora se suma a la puja la entidad vasca Kutxabank resultante de la fusión de las cajas del País Vasco y en la que en la extracción de su consejo es decisivo el PNV. Hay otras entidades cuyos nombres han circulado como posibles interesados para una fusión, es el caso del Banco de Sabadell y el de Bankia.

¿En qué situación se encuentran las entidades de cara a la fusión? Liberbank cerró el primer semestre con activo de 43.667,6 millones de euros, tras incrementarlo en casi un 10% en el periodo. Los resultados en comparación con el primer semestre del año pasado saltan de un beneficio de 61 millones de euros a unas pérdidas de 10,6 millones. Esta evolución se produce a pesar de haber incrementado un 5,5% su margen de intereses y tiene su origen en el incremento de los gastos de explotación y en el incremento de la partida por el deterioro de sus activos financieros. El banco ha rebajado su plantilla en 95 personas en los últimos 12 meses hasta los 3.070 de media. Y las oficinas de 582 a 579.

De todas las entidades en juego es la que presenta un mejor margen de eficiencia (50%). Le siguen Unicaja (50,4%), Kutxabank (53,7%) y Abanca (56,2%). Este margen relaciona recursos (gastos) que se emplean para captar fondos (ingresos).

El Grupo Kutxabank ha obtenido en el primer semestre de 2020 un beneficio neto de 137,6 millones de euros, un 30,3% menos que en el mismo periodo de 2019. Este resultado se ha logrado tras destinar 187,3 millones de euros a dotaciones, 72 millones de euros más que en el mismo periodo en 2019. Su activo es de 64.215,6 millones de euros. Tiene 839 oficinas, un 6,4% menos que hace un año y 5.330 empleados, un 2,7% menos.

Abanca tiene un activo de 63.326 millones de euros y unos beneficios semestrales de 132,4 millones de euros, 102 millones menos que hace un año. Para el desarrollo de su actividad, el Banco disponía a 30 de junio de 2020 de 495 sucursales operativas en la Comunidad Autónoma de Galicia (536 al 31 de diciembre de 2019), 180 sucursales en el resto del territorio nacional (191 al 31 de diciembre de 2019), 44 en Portugal (44 al 31 de diciembre de 2019), 1 en Suiza (1 al 31 de diciembre de 2019) y 1 en Estados Unidos (1 al 31 de diciembre de 2019) y oficinas de representación en Brasil, México, Panamá, Venezuela, Suiza, Alemania, Gran Bretaña y Francia. A esa fecha, el grupo contaba con 5.959 empleados.

Unicaja Banco cerró la primera mitad del año con un activo de 63.002 millones de euros (6.300 más que doce meses antes), unos beneficios de 60,8 millones de euros frente a los 115,9 del mismo periodo de 2019. La entidad tiene 1.028 oficinas en España, 19 menos que en junio de 2019, y 6.274 empleados, 445 menos (-6,6%) que en igual periodo del año pasado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios