www.clm21.es

ccm

El quinto banco de España en Activos y el que lidera la cuota de mercado en Castilla-La Mancha, Unicaja, sigue ultimando los detalles del nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) derivado de la fusión con Liberbank (que engloba a la extinta Caja Castilla-La Mancha). Si bien la entidad mantiene la cifra de despidos prevista, 1.513 entre oficinas y servicios centrales, la entidad ha cedido ante las presiones de los sindicatos e incluirá en el ERE a los empleados de 56 años.

Liberbank sacrificó beneficios en 2020 para sanear balances de cara a la fusión con Unicaja y en previsión del impacto del covid en las cuentas de los próximos años. En concreto, el banco asturiano, propietario de la marca Banco Castilla-La Mancha, destinó 241 millones a saneamientos, de los cuales 121 millones son para anticipar el impacto por el deterioro del escenario macroeconómico durante los próximos ejercicios y cubrir el incremento del riesgo de clientes sin impagos. Durante el ejercicio redujo 7 oficinas, 16 cajeros y 20 empleos en el grupo.

Según publica al web el Economista haciéndose eco de un informe de Santander Corporate & Investment Banking, la fusión entre Liberbank y Unicaja supondría el cierre de 300 oficinas para generar ahorros, más del 18% de las que suman entre ambas entidades. El recorte impactará fundamentalmente en 14 provincias, que son las que tienen mayor concentración de sucursales.

  • Las entidades confirman que han retomado el proyecto de fusión que daría un banco con 105.000 millones de activos, 1.607 oficinas y 9.344 empleados

Casi dos años después del inicio de la primera operación de fusión, Unicaja y Liberbank vuelven a explorar la posibilidad de unión de las dos entidades. Es el tercer intento, que de fraguar situaría a la entidad resultante como la quinta del país, con unos activos valorados en 105.000 millones, una plantilla de 9.344 empleados y 1.607 oficinas, unos beneficios (en el primer semestre de 2020) de 101,7 millones de euros y casi 5.000 millones de activos deteriorados. Ambos bancos han confirmado esta mañana esos contactos en sendos comunicados remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, con redacciones prácticamente idénticas.

Liberbank será propietaria de lo que queda de la corporación industrial de la antigua CCM, según publica ElEconomista.es. Tras la intervención de CCM en 2019, el Fondo de Garantías de Depósitos (FGDEC) asumió la cartera de CCM Corporación. En 2012 esa catera era gestionada por una empresa del FGDEC denominada Inversiones Corporativas. En 2015, esta compañía cerró el ejercicio en quiebra y estaba abocada a su disolución. Fue rescatada mediante un crédito del Banco Castilla-La Mancha (del grupo Liberbank) en 2016. El crédito llegó también con un acuerdo de opción de compraventa. Ahora ese crédito se transformará en participaciones societarias, lo que permitirá a Liberbank hacerse con el control de una sociedad que gestiona unas participaciones empresariales valoradas en 131,2 millones de euros y entre las que figuran algunas de las principales compañías castellano-manchegas de los sectores tecnológicos, de infraestructura de transporte y de biocombustibles, entre otros.

La dureza del panorama futuro de las entidades bancarias en un escenario con tipos de interés negativos compromete el objetivo de ingresos obligando a los bancos a endurecer las condiciones que impone a sus clientes.

El Banco Santander ha decidido decantarse por el modelo de oficinas gestionadas por agentes para no cerrar las oficinas de Popular ubicadas en pequeñas poblaciones y evitando así no tener presencia en determinados municipios.

Los sindicatos y la entidad negocian modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo de sus empleados

Las entidades bancarias españolas buscan ansiosamente recuperar los márgenes de rentabilidad. En este contexto, Liberbank se encuentra inmersa en un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que inició en 2017 y finalizará en diciembre de este año con la movilidad de los empleados y bajas incentivadas para 525 trabajadores. El pasado miércoles los sindicatos y la entidad iniciaron los primeros contactos para sondear las condiciones de un nuevo ERE y un procedimiento de modificación sustancial de condiciones de trabajo, movilidad geográfica e inaplicación de convenio previsto en los artículos 40, 41 y 82.3 del Estatuto de los Trabajadores.

  • La entidad fortalece su activo un 11,3% interanual hasta septiembre

Un crecimiento de activos del 11,3% y una reducción de beneficios del 38,9% marcan la evolución anual de las cuentas de Liberbank al final del tercer trimestre del año. La entidad, que se encuentra en plena negociación con Unicaja para cerrar un proceso de fusión, ha reforzado su balance con 4.700 millones de euros hasta los 46.814 millones de euros. La cuenta de pérdidas y ganancias a la fecha se cierra con 59 millones de beneficio frente a los 96 de un año antes.

  • El reparto de poder vendrá determinado por el resultado de las auditorias previas a la fusión

Si hay una cuestión en la que están de acuerdo Unicaja y Liberbank es en reducir costes de explotación, fundamentalmente mediante el adelgazamiento de la plantilla de la entidad resultante en un entorno del 10%. A finales de junio Liberbank (3.070 empleados) y Unicaja Banco (5.952) sumaban 9.022 trabajadores a los que habría que añadir otros 322 del grupo malagueño. Precisamente la disminución de los gastos y el aprovechamiento de las sinergias es la causa que está detrás de los procesos de fusiones de las empresas financieras que ven cómo sus ingresos por márgenes de intereses sufren con el precio del dinero en mínimos y que abordan con cautela su política de comisiones, la otra gran cuenta de ingresos, a fin de evitar la fuga de clientes a la competencia.

El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, señalaba el 20 de julio en los cursos de verano de la Universidad Complutense que “el proceso de consolidación bancaria es ineludible”. Un término con el que se refería a las fusiones, que él -conocedor de las situaciones en razón de su cargo- veía inminentes en España.

En un escenario en el que las grandes entidades financieras están presentando resultados de 2019 con caídas de beneficios de en torno al 20%, la sorpresa la ha dado Liberbank, que mejora su resultado neto un 0,6% hasta los 111 millones y además refuerza sus balances con un crecimiento del 6%. Unicaja, la entidad con la que se han vuelto a retomar las negociaciones para una posible fusión, también está en el lado de las que aumentan y consiguió 172 millones de euros de beneficio, un 12,9% más, gracias fundamentalmente a un descenso del 96,6% en los impuestos sobre el beneficio.

En octubre clm21.es adelantó que Liberbank preparaba una estrategia para incrementar los márgenes de beneficios de la entidad basada en modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo de sus empleados. Se abría un proceso de negociación entre banco y sindicato, que finalmente ha quedado estéril.

Resultados al final del tercer trimestre

  • La entidad mejora sus márgenes de intereses un 3,2% y rebaja los gastos de administración un 3%
  • La caída de ingresos por operaciones financieras y atípicos hace caer el beneficio total a 96 millones, un 10,9% que en 2018

Liberbank ha conseguido que el ejercicio del negocio bancario tradicional coja peso en su cuenta de resultados, a la vez que lo pierden las operaciones financieras y los ingresos atípicos. La entidad bancaria del mercado de valores con mayor cuota en nuestra Comunidad logra 96 millones de beneficios en los nueve primeros meses del año. Son un 10,9% menos que en el mismo periodo del año pasado. Pero destaca la estructura firme de este beneficio, que se sustenta en los márgenes de intereses, que aumentan un 3,2% hasta los 346 millones de euros.

De cómo se preparó para su fusión, deshaciéndose de los activos tóxicos de CCM

  • De pasar de una búsqueda de comprador por parte del gobierno a tener dos ofertas ventajosas de fusión
  • El proceso de saneamiento financiero, los ataques de los inversores a corto, la obligada ampliación de capital y la vuelta a los beneficios

No está todo dicho. Liberbank sigue manteniendo su juego de dejarse querer. Abanca mantiene su interés de compra tras el fallido movimiento de febrero. Mientras, continúa el proceso para la fusión con Unicaja anunciado el pasado 12 de diciembre. Es la guerra de los cuellos blancos para crecer en el sector bancario español. Una guerra en la que los tiempos marcarán definitivamente el destino de Liberbank, una entidad que lleva más de dos años y medio preparándose para este momento, acicalándose y preparando sus balances para seducir, todo ello tras un reforzamiento de las posiciones de los accionistas privados, que serán los grandes beneficiados de la operación, sea con Abanca sea con Unicaja. Este reportaje cuenta la situación actual y los pasos de Liberbank que han conducido a la situación actual, desde la búsqueda de comprador por parte del gobierno hasta ser una de las entidades financieras más atractivas.