www.clm21.es
GARCÍA-PAGE DEFIENDE LA CESIÓN DE SOBERANÍA FISCAL EN LA CONFERENCIA DE PRESIDENTES
Ampliar

GARCÍA-PAGE DEFIENDE LA CESIÓN DE SOBERANÍA FISCAL EN LA CONFERENCIA DE PRESIDENTES

miércoles 18 de enero de 2017, 11:13h

Si algo ha quedado claro en la reunión de presidentes de Comunidades Autónomas es que todas reclaman más fondos. Han existido otras peticiones particulares, muchas de ellas con dos líneas comunes. La primera, reclamando más autonomía en la gestión del gasto. La segunda, defendiendo cuestiones concretas de cada territorio. Pero todos los asistentes, sin excepción, han defendido un nuevo modelo de financiación con el que superar el actual, ya obsoleto, que les dote de más recursos para las políticas de gasto, fundamentalmente sanidad y educación, y han llegado al acuerdo de aprobar un nuevo sistema de financiación durante este año. Pero, a tenor de las declaraciones de unos y otros, en el debate se ha introducido un elemento re-centralizador y reunificador, que ataca a la autonomía de la decisión de las Comunidades en materia fiscal.

El planteamiento ha surgido no desde el Gobierno Central, sino desde determinadas Comunidades Autónomas, que han comprobado cómo sus decisiones soberanas de subir los impuestos a sus ciudadanos no han producido los efectos recaudatorios deseados y han provocado que algunos de estos se hayan desplazado a otras regiones donde se ha mantenido o deducido la presión fiscal. Eso les ha hecho perder ingresos no sólo por tributos transferidos, sino lo que es más importante, por impuestos propios del Estado que se comparten como sistema de financiación, como es el caso del IRPF.

Se abre la negociación del nuevo modelo de financiación que deberá tener un “alto grado de consenso”

Así las cosas, cabían dos opciones: reconocer el error y rectificar o ceder soberanía en materia fiscal al gobierno central para que las otras Comunidades no se beneficiaran. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha apuntado a esta tesis de cesión de soberanía y autonomía fiscal, a la que ha denominado armonización fiscal, y con la vista puesta en la Comunidad de Madrid ha adelantado “la necesidad de valorar en este futuro Sistema de Financiación Autonómica poner en práctica un sistema de armonización fiscal, mediante el que no sólo se pondere cómo gastamos cada autonomía en sanidad, educación y servicios sociales, sino que también se tenga en cuenta la política fiscal de cada autonomía. Se da el caso de que hay autonomías que reclaman cada vez más dinero del Estado y se llevan todo el día rebajando los impuestos”, ha reprochado García-Page.

Esa ha sido una línea compartida por los presidentes de las Comunidades Autónomas donde gobierna el Partido Socialista. El debate se ha movido más en terrenos de ideología política que de ideología territorial y con él se pretende dejar en manos del Gobierno central determinar los mínimos y máximos de los tipos de los impuestos transferidos, como medida “armonizadora”. Si esa ha sido la discrepancia, el punto de encuentro es el de la utilidad de la Conferencia. García-Page ha asegurado que “las Comunidades Autónomos hemos dado el ejemplo de que estamos para construir” y ha recordado que la Conferencia de Presidentes debe ser una reunión anual y “no a capricho”.

Al tiempo que hacía el planteamiento de cesión de soberanía fiscal, García-Page se ha felicitado del levantamiento de barreras y trabas que impiden decisiones autónomas, como puede ser la decisión de eliminar la tasa de reposición en materia de personal, tal y como había solicitado Castilla-La Mancha para mejorar los servicios educativos y especialmente los sanitarios, aún a riesgo de que, por política de gasto, también se puedan producir movimientos de empadronamiento para tener no un mejor trato fiscal, pero sí una mejor asistencia sanitaria, como ha sucedido en nuestro país dentro de la Unión con el denominado “turismo sanitario”.

Tanto el objeto fiscal, como el de servicios, son elementos menores en los movimientos demográficos. Y el problema de fondo en materia demográfica también se ha puesto sobre la mesa. La despoblación y la necesidad de abordar este problema ha sido motivo de consenso de los asistentes y ha estado presente como una de los ejes centrales en la intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Castilla-La Mancha consigue que se supriman las tasas de reposición de personal

Con la conferencia se ha abierto el proceso negociador del sistema de financiación que se prevé complicado, ya que hay criterios contrapuestos y enfrentados encima de la mesa. Si en la negociación del modelo actual se acordó que ninguna Comunidad perdiera respecto a lo que recibía, ahora las posiciones están más enfrentadas. Cataluña reclama una negociación bilateral y que, en cualquier caso, en el modelo prime el principio de ordinalidad, que se basa en que los mecanismos de solidaridad del modelo no reviertan el ranking de recursos por ciudadano, eso beneficiaría a las Comunidades ricas sobre las pobres. Además, las comunidades con mayor dispersión o con población más envejecida reclaman que se tengan muy en cuenta las características demográficas y geográficas.

A sabiendas de esta dificultad, el acuerdo de la Conferencia es que el nuevo modelo se haga por consenso. García-Page ha manifestado su satisfacción por el acuerdo alcanzado en torno al “alto grado de consenso” que deberá existir para que este nuevo sistema de financiación para las Comunidades Autónomas salga adelante ya que “es una forma de descartar la bilateralidad que pretenden algunas autonomías”. Así, este sistema, ha explicado, se pactará entre todas las comunidades autónomas de modo que “no habrá nuevo modelo si no hay alto consenso”.

El presidente regional ha adelantado que el debate sobre el futuro Sistema de Financiación Autonómica será “difícil, complejo, controvertido”, pero al mismo tiempo ha reconocido el valor de este avance sobre la valoración de los servicios públicos “que se prestan de manera igualitaria en todos los territorios”. Un paso “trascendental”, ha subrayado García-Page, gracias al cual, a partir de ahora, tendrán un peso específico en la evaluación aspectos tan relevantes para Castilla-La Mancha como la población, la edad de la misma, su dispersión o la ruralidad.

Ninguno de los presidentes se ha referido a la necesidad de que las Comunidades Autónomas avancen en su autonomía fiscal, que actualmente es muy limitada y que afecta a la posibilidad de legislar sobre determinados tributos transferidos y aplicar bonificaciones fiscales en otros compartidos, como las deducciones fiscales en el tramo autonómico del IRPF.

Según los federalistas, la esencia del Estado Autonómico reside en la capacidad de tomar decisiones propias en determinadas cuestiones, para lo que es preciso garantizar una autonomía fiscal, que en los estados federales de Alemania se mueven entre el 35 y el 40 por ciento. Con esa cuestión pendiente, el presidente de castilla-La Mancha ha valorado que el encuentro de este martes ha servido también para “iniciar un camino” a través del que “se abren muchas puertas” y, “aunque no en todo haya habido acuerdo definitivo” y vaya a haber discusión a futuro sobre ciertas políticas, “lo positivo es iniciar el camino con la mejor de las voluntades”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios