www.clm21.es
UN TERCIO DEL PRESUPUESTO DE CLM CUBRE LAS 66.556 NÓMINAS DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS
Ampliar

UN TERCIO DEL PRESUPUESTO DE CLM CUBRE LAS 66.556 NÓMINAS DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS

viernes 27 de enero de 2017, 08:00h

La previsión del gobierno es gastarse durante este año 8.919,8 millones de euros. Más allá de los grandes titulares, los números son reveladores: más de la mitad de los fondos (el 53,6 por ciento) se van en pagar las nóminas de los empleados públicos, incluidos los altos cargos y asesores, y en las amortizaciones e intereses de los créditos que tiene el gobierno. El 46,4 por ciento restante es para sufragar el coste de funcionamiento de los servicios públicos e impulsar y mantener proyectos de empresas y organismos instrumentales del gobierno, ayuntamientos, empresas privadas y organizaciones civiles sin fin de lucro.

La radiografía numérica del presupuesto es clarificadora:

- 33,79 euros de cada 100 se destinan a pagar al personal al servicio de las administraciones públicas y sus organismos autónomos. En total son 3.014,19 millones de euros. A esa cifra habrá que sumar las nóminas del personal de las empresas públicas y de otros entes instrumentales del gobierno, como son las fundaciones, y que se sufragan mediante las transferencias corrientes.

- 17,17 euros de cada 100 se destinarán al pago de los créditos que tiene el gobierno

- 2,65 euros de cada 100 van a pagar gastos financieros, fundamentalmente derivados de los intereses de préstamos (236,12 millones).

- 13,11 euros de cada 100 van a sufragar los alquileres, reparaciones, suministros (incluye los sanitarios), dietas y locomoción, y atención sanitaria con medios ajenos (las derivaciones). En total son 1.169,83 millones.

- 26,01 euros de cada 100 se destinan a transferencias corrientes (subvenciones no destinadas a inversión) a empresas públicas y privadas, ayuntamientos y asociaciones civiles. En total son 2.319,86 millones de euros

- 2,03 euros de cada 100 se destinan a invertir en obras y adquirir equipamientos. En total son 181,39 millones de euros.

- 5,11 de cada 100 euros se destinan a subvencionar las inversiones que realizan los ayuntamientos, las empresas y las instituciones civiles sin fin de lucro.

- 0,14 euros se destinan a otros gastos.

Cuando se desgrana cada gasto, y sin llegar al máximo detalle, se ve que dentro del personal, el 45 por ciento es del sector sanitario (1.369 millones) y el 39,6 es del educativo (1.192 millones). El 25 por ciento restante del gasto de nóminas cubre al personal al servicio de los otros departamentos del gobierno. En total son 66.556 las nóminas contempladas en el presupuesto.

El segundo gran capítulo del gasto es el derivado de los créditos que tiene contraídos el Gobierno. Estos se comen 19,82 euros de cada cien. El gobierno va a amortizar créditos por importe de 1.519,67 millones. En intereses va a pagar 158,5 por los créditos y 61,69 por las emisiones de deuda que tiene en el mercado y otras cantidades por los gastos de nuevas emisiones.

El gobierno “prioriza” la garantía de vivienda con 1 millón de euros para construir pisos de titularidad pública

Y si las principales partidas van a pagar al personal y a los gastos financieros, le sigue la de compra de bienes corrientes y de servicios. Esta es una partida dispar en la que se computan desde los alquileres, las reparaciones, la luz o el agua de cada edificio público, hasta la publicidad y los trabajos que se encargan a empresas o profesionales no asociados a proyectos de inversión. En este capítulo se incluyen también los medicamentos de los hospitales, el transporte sanitario o el pago por las derivaciones médicas a centros sanitarios privados. Por tanto tiene dos vertientes claramente diferenciadas, una de atención directa al ciudadano y otra de mantenimiento y funcionamiento de la administración. Más de la mitad de los fondos se destinan directamente a servicios ciudadanos, especialmente dentro del programa de atención sanitaria, seguido por los de educación.

Y aunque el gobierno mantiene que este es un presupuesto fuertemente inversor, los números indican que esa fortaleza apenas equivale al 2 por ciento de todo el dinero. De los 181,39 millones que el ejecutivo tiene previsto gastarse –la experiencia dice que nunca se llega a ejecutar el cien por cien-, 55 millones los gestiona Fomento, 52 el SESCAM, 32 Agricultura y 26 Educación.

A pesar de la publicidad que se ha dado al Plan de Garantías, en el que se marca como uno de los pilares la vivienda, el gobierno no tiene previsto acometer la construcción de nuevos pisos de titularidad pública y destina dentro del programa “garantía ciudadana” 1 millón a arreglar su actual parque de viviendas. El grueso de la inversión va dirigida a la conservación de la red de carreteras de titularidad autonómica (21 millones de euros) y a la creación de nuevas vías o mejora del trazado de las existentes (18 millones). La otra partida importante es la adquisición de equipos informáticos por importe de 11 millones de euros por la Dirección General de Telecomunicaciones.

La segunda gran inversora es Sanidad. El Servicio de Salud tiene previsto acometer proyectos por 35 millones de euros en obra. Además, va a destinar 8,3 millones a la renovación de equipos.

En Agricultura, 15 de los 32 millones que va a invertir la Consejería se van al programa de ordenación y conservación del medio rural.

El gobierno mantiene que este es un proyecto fuertemente inversor. Los números indican que esa fortaleza equivale al 2 por ciento de todo el presupuesto

Una de las medidas estrella anunciadas por el ejecutivo para 2017 y el resto de legislatura es “El plan de infraestructuras educativas para ampliar el número de colegios y eliminar los barracones”. En la presentación del proyecto de ley, el consejero de Hacienda incluyó esta medida como uno de los pilares de la recuperación social que demuestra que “se sigue avanzando”. En educación infantil y primaria el gobierno va a gastar 9,9 millones en nuevos edificios y 4,8 millones de euros en arreglar los existentes. En enseñanzas secundaria y profesional las inversiones alcanzan 5,2 millones, de los que 2,4 son para arreglos en la red de centros existentes y 2,8 millones de euros van destinados al plan estrella del ejecutivo.

Por último, de los 455 millones que el ejecutivo va a destinar a financiar la inversión, el grueso recae en Agricultura 361 millones de euros, Fomento le sigue con 38 millones y Economía, Empresas y Empleo con 20 millones. Las ayudas de la Consejería de Agricultura van destinadas fundamentalmente a las empresas y en su mayoría son partidas de fondos finalistas provenientes del exterior, especialmente de Europa: 122 millones para industrias agroalimentarias, 67 para la empresa pública Geacam, 55 para la reconversión del viñedo, 45 millones para el Plan Leader, 44 para regadíos y 13 para reforestación.

Fomento tiene previsto llevar a cabo un proyecto de rehabilitación de viviendas, dotado con 10 millones de euros en ayudas. Además, transfiere 20 millones a GICAMAN para la creación de nuevas carreteras.

Por su parte, Economía destina 4 millones en ayudas a ayuntamientos para el plan de eficiencia energética y 15 para promocionar los sectores productivos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios