www.clm21.es
En 2030 la deuda de CLM alcanzará el 43,83% del PIB
(Foto: AIReF)

En 2030 la deuda de CLM alcanzará el 43,83% del PIB

  • En ese año se iniciará un ciclo descendente que llevará el endeudamiento de la Comunidad al 27,06% en 2049.
  • La región empezó el siglo con un endeudamiento del 2,5%

lunes 24 de mayo de 2021, 10:27h
En Castilla-La Mancha y según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), la deuda pública no bajará del 27% del PIB hasta 2050. Este organismo independiente de control del cumplimiento fiscal por parte de las administraciones públicas españolas contempla que tras finalizar 2020 con una deuda del 39,12% del PIB, durante el presente año logrará rebajarse al 38,06, para luego iniciar una nueva senda alcista ininterrumpida hasta llegar al 43,83 en el año 2030, donde se producirá un punto de inflexión.
Será a partir de ese año cuando, de cumplirse los escenarios previstos, la Comunidad Autónoma inicie una senda ininterrumpida de reducción de su endeudamiento hasta tocar el 27,06% del PIB en 2049, un porcentaje que la última vez que se produjo fue en 2012. Castilla-La Mancha inició el siglo con un endeudamiento equivalente al 2,5% de su riqueza.

El comportamiento de Castilla-La Mancha en los próximos años, especialmente en lo que queda de década será sustancialmente peor que el que se de en el conjunto de las Comunidades Autónomas, que cerraron 2020 con una deuda del 27,11%, un nivel que nuestra Región alcanzará dentro de 30 años. El endeudamiento del sector autonómico tocará máximos en 2025 (26,72% del PIB), cinco años antes que Castilla-La Mancha. A partir de esa fecha, los gobiernos regionales lograrán rebajar su deuda hasta el 12,74% en 2049.

Estos datos suponen que a mitad de siglo el peso de la deuda de nuestra Región será más del doble del que soportará el conjunto de las regiones.

Antes de la crisis provocada por el coronavirus y su repercusión en las finanzas públicas, la AIReF, venía advirtiendo de que “el riesgo de sostenibilidad financiera de Castilla-La Mancha es muy alto”.

Ya en octubre de 2018, la AIRef advertía de que el pago de los intereses de la deuda en vigor a esa fecha (14.729 millones en el caso de Castilla-La Mancha) y los déficits primarios (diferencia de ingreso y gastos una vez descontado los intereses) anuales que generan las administraciones públicas son “los principales responsables del aumento de la deuda en los últimos cuatro años. La AIReF esperaba que cuando se sustituyera el déficit por el superávit en las cuentas de las administraciones públicas, algo que estaba previsto en la senda de estabilidad presupuestaria para 2020, se produciría una reducción del apalancamiento. Sin embargo, ese escenario no se ha llegado a dar. El coronavirus ha supuesto una caída de ingresos de las administraciones públicas y un aumento de gastos. A pesar de eso, Castilla-La Mancha logró cerrar 2020 con superávit gracias a la inyección del fondo extraordinario Covid. Pero todavía está pendiente del déficit que pueda generar la liquidación de la financiación del año pasado, que se llevará a cabo en 2022 y que en principio supondrá la devolución al Estado de una fuerte suma por la caída efectiva de los ingresos fiscales.

La advertencia realizada en el observatorio de octubre de 2018, la volvió a repetir en el de abril de 2019, manteniendo a la deuda como el principal riesgo para la sostenibilidad financiera de Castilla-La Mancha.

En ese documento, en el que se tenía presente la reducción del ritmo de crecimiento de la economía, la Autoridad Independiente veía que la situación puede empeorar si tal como establecen los analistas, la economía española y la europea se adentran en un ciclo de bajo crecimiento y baja inflación, lo que se ha venido en denominar “japonización de la economía”, que además va acompañada por baja productividad y envejecimiento de población. Esa situación alargaría los plazos para poder rebajar nuestra deuda y durante esos años, se mantendría el gasto en intereses.

El coronavirus cambió la desaceleración en el crecimiento, por contracción, crisis y depresión, empeorando el escenario, lo que lleva a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal a fijar el nuevo escenario de deuda.

Según lo previsto en el programa de estabilidad, las Comunidades Autónomas españolas tendrían que haber rebajado su endeudamiento al 13% del PIB en 2020.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios