www.clm21.es
Castilla-La Mancha es la cuarta Comunidad Autónoma con más jóvenes que ni estudian ni trabajan
Ampliar

Castilla-La Mancha es la cuarta Comunidad Autónoma con más jóvenes que ni estudian ni trabajan

domingo 03 de diciembre de 2017, 21:53h
Se molesta cuando la integran en la generación ni-ni. Tiene 24 años ha terminado sus estudios superiores. Ha hecho las prácticas universitarias en una empresa privada. Luego ha prorrogado las prácticas con una beca del Banco de Santander. Y no deja de buscar empleo. Sin embargo, la metodología estadística la considera una de los 27.500 castellano-manchegos que forman ese 14,4% de los más de 190.000 jóvenes entre 16 y 24 años de nuestra a Comunidad que ni estudian ni trabajan. Pero a Ana le enerva que la engloban en el grupo. Ella -dice- pertenece a otra generación, a la que sí estudia pero no tiene oportunidades.

Y es que el concepto ni-ni es considerado como peyorativo por aquellos jóvenes que se han formado pero no encuentran trabajo o si lo consiguen es precario. Son los que se enojan con el sistema que les dijo que debían prepararse si querían triunfar en la vida y que ahora los excluye. Muchos de ellos han dejado Castilla-La Mancha en búsqueda del futuro que no encuentran en su tierra. De hecho, su salida ha hecho caer la población activa, lo que favorece los resultados de las estadísticas de paro y actúa como un espejismo que distorsiona la realidad.

El término ni-ni nació para definir la situación de un determinado grupo de exclusión social en Inglaterra en 1.999. El estudio denominó así a los jóvenes que abandonaban la enseñanza a una edad temprana y que también tenían dificultades para encontrar trabajo. El término pronto se popularizó, traspasó fronteras y varió su significado. En España pasó a incluir también a una generación, la mejor preparada de la historia que, pese a la cualificación, no encontraba su primer empleo.

Cuando estalló la crisis en 2007, en España la tasa de ni-nis era del 13,8%. Cuatro años después alcanzaba el 23,1%. En 2017 la tasa vuelve a los niveles previos a la crisis y se sitúa en el 13% de los jóvenes entre 16 y 24 años.

Al finalizar octubre, el gobierno no había ingresado ni un solo euro de los 9,19 millones que tiene concedidos por la Unión Europea para la Iniciativa de Empleo Juvenil

En la actualidad, Castilla-La Mancha es la cuarta Comunidad Autónoma con mayor número de ni-nis. Sólo La superan Baleares (17,5%), Andalucía (16,5%) y Extremadura (15%). Los datos forman parte del estudio realizado por ASEMPLEO y por la consultora Analistas Financieros Internacionales. El estudio no contempla a los jóvenes que han abandonado tempranamente los estudios obligatorios y forman parte de la tasa de abandono escolar (los que en su día dieron origen al término ni-ni), solo recoge a los formados sin trabajo.

Sin embargo, tanto Baleares como Andalucía están reduciendo con fuerza estos porcentajes. Lo mismo les sucede a Aragón y Murcia, que son junto a Andalucía las regiones en las que más ha crecido la probabilidad de encontrar el primer empleo durante el último año.

Y esa oportunidad ha venido de la mano del contrato temporal y tiene en el comercio y la hostelería la mayor demanda. Sin embargo, para muchos jóvenes que se graduaron en la Universidad y que hicieron estudios de post-grado, la oportunidad de un empleo en su campo no llega.

El estudio dice más, afirmaba que en España en el segundo trimestre de este año la probabilidad de que los ni-nis encontraran su primer empleo era del 11,7%. Castilla-La Mancha se encuentra en la zona media de las oportunidades. La posibilidad de que uno de estos jóvenes encuentre trabajo varía entre el 10 y el 15%.

El principal mecanismo del gobierno regional para favorecer la incorporación de los ni-nis al mercado laboral es el Plan de Garantía Juvenil, que extiende su paraguas a personas de hasta 30 años e incluye a los que no pudieron terminar su formación básica. Hay medidas de formación, becas, ayudas a la contratación. Sobre el papel, el gobierno ha abierto un amplio abanico que permite estimular el empleo juvenil, incluso en programa y líneas no pensados exclusivamente para los jóvenes. Sin embargo, los datos indican que el ejecutivo está gestionando con poco entusiasmo los fondos. A finales de octubre tenía sin gestionar los 3 millones de euros para los programas de empleo en zonas con despoblamiento y los 2 para zonas en declive, entre las que se encuentra Talavera, la tercera ciudad española con mayor tasa de paro.

También a falta de dos meses para el final del año, los 2,78 millones para fomento del autoempleo a instituciones y familias sin fin de lucro tampoco se habían empezado a gestionar. De los 260.000 euros para ayudas a la contratación en prácticas sólo se habían gestionado poco más de 15.000 euros. En los programas de formación para el empleo, de los 5,64 millones para becas alumnos de Formación e Inserción Profesional (FIP), solo se había gastado 697.546,90 euros. En los programas mixtos de formación y empleo, de los 5,67 millones destinados al pago de las ayudas a las empresas para el programa de formación para el empleo, financiadas por el Fondo Social Europeo, el gobierno regional, a falta de dos meses para acabar el año, no había reconocido obligaciones de pago.

Lo mismo sucede con el casi medio millón de euros para ayudas salariales para contratos de formación y del 1,34 millones de ayudas salariales que deben percibir los alumnos trabajadores, el regional sólo había pagado 371.000 euros.

La recaudación de los ingresos procedentes de Europa para luchar contra el paro juvenil dan una idea de la gestión de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo que dirige Patricia Franco. Finalizado octubre, el departamento todavía no había ingresado ni un euro de los 9.189.000 que tiene aprobados para la Iniciativa de Empleo Juvenil (FSE-YEI) y de los 21,34 millones del Fondo Social Europeo sólo había ingresado 1,11 millones de euros.

Los fondos de la Iniciativa de Empleo Juvenil se destina exclusivamente a los ni-nis y a los desempleados de larga duración. La Iniciativa de Empleo Juvenil es complementaria a otras acciones emprendidas a escala nacional y autonómica, financiadas en particular por el Fondo Social Europeo (FSE), que se destinan a aplicar los regímenes de Garantía Juvenil.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios