www.clm21.es
CLM, una región de contrastes con 3.600 ricos y 575.000 personas en el umbral de la pobreza
Ampliar

CLM, una región de contrastes con 3.600 ricos y 575.000 personas en el umbral de la pobreza

miércoles 27 de junio de 2018, 01:02h
Es el territorio de la mayoría, el de los asalariados, de los del ir tirando, de hacer números para llegar a fin de mes, de “esto para el mes que viene”, en el que hay 3.600 ricos declarados y sólo 16.659 declarantes (1,85%) con rentas de más de 60.000 euros al año por todos los conceptos. Una tierra en la que los miembros destacados del gobierno están en ese reducido grupo de los 16.659 y entre ese reducidísimo 0,3% de los castellano-manchegos que según el Instituto Nacional de Estadística llega con mucha facilidad a final de mes. Un grupo desde el que se ve de otra forma la vida, la dificultad y hasta la pobreza, esa que afecta a 575.000 castellano-manchegos, una cifra para la preocupación y huir de las complacencias.

El 55,9%, tiene dificultad en mayor o menor grado, para llegar a final de mes

Y es que en esta tierra más de la mitad de sus habitantes, el 55,9%, tiene dificultad en mayor o menor grado para llegar a final de mes. Casi la mitad gana menos de 12.000 euros al año (47%). Y con esos recursos, no extraña que las estadísticas de Condiciones de Vida digan que casi cuatro de cada diez castellano-manchegos vive al día y no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos, el 11,5% sufre pobreza energética al no poder mantener su vivienda con temperatura adecuada, el 4,6% no puede permitirse comer carne, pescado o pollo al menos cada dos días, el 4,9% ha retrasado pagos de gastos relacionados con la vivienda principal y el 37,1% no puede permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año.

Son datos de la Castilla-La Mancha real, de la del día a día, que se contrapone a la región oficial. En esa lucha por sobrevivir y llegar a fin de mes, los datos revelan que la tasa de pobreza en nuestra Comunidad está en el 28,1%, es muy parecida a la que había en 2014, último año en el que gobernó el PP (28,5%). 2015, año en que el gobierno se dividió por semestres entre PP y PSOE, había terminado con una tasa de pobreza del 31,7%.

Cuatro de cada diez ciudadanos vive al día y no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos

Cuando se conocieron las cifras, el presidente de Castilla-La Mancha, que llegó a la política con las cuentas con telarañas y ahora está en el grupo de los 16.559, estaba de viaje por Viena y dijo aquello de que se mostraba “muy satisfecho de los últimos datos analizados por la Encuesta de Condiciones de Vida de 2017 del Instituto Nacional de Estadística (INE), que colocan a Castilla-La Mancha como una de las regiones más avanzadas en igualdad y en eliminación de pobreza extrema”. Los datos indicaban que 575.000 ciudadanos están en la pobreza.

Según los datos de 2017 (referidos al 2016), en términos de ingresos netos anuales por persona, la renta media de los de los castellano-manchegos era de 9.045 frente a los 11.074 de la media de cada español. En 2017 el umbral de riesgo de pobreza para los hogares de una persona (calculado con los datos de ingresos de 2016) se situó en 8.522 euros, un 3,8% más que el estimado en el año anterior. La cifra se aleja muy poco de los ingresos netos medios anuales, tan sólo 523 euros al año, o lo que es lo mismo, 43,6 euros al mes. En hogares compuestos por dos adultos y dos menores de 14 años, el umbral de la pobreza se establece de 17.896 euros.

Así, en la encuesta de 2017 el valor del umbral de pobreza se obtiene multiplicando 8.522 por el número de unidades de consumo del hogar. Por ejemplo, para un hogar de un adulto el umbral es de 8.522 euros, para un hogar de dos adultos es de 12.783 euros (o 6.391,5 euros por persona), para un hogar de dos adultos y dos menores de 14 años es de 17.896,2 euros (o 4.474,1 euros por persona).

Y cuando se conocieron los datos, Emiliano García-Page, que asistía a una reunión en la que se ponía en valor al vino, dijo: “Como presidente progresista que milita en la política por el ansia de igualdad, me hace feliz saber que somos de las regiones que más esfuerzos han hecho para que la gente salga de la pobreza. Todo ello me permite decir que la región está creciendo en conjunto, tanto en sus servicios públicos como en empleo y masa empresarial”. Una mejora, por tanto, que resulta “buena en sí misma y sirve, además, para ayudar a la gente que más lo necesita”.

Complacencia en el gobierno regional de coalición por los resultados de la encuesta de Condiciones de Vida 2017 (datos referidos a 2016)

“De este modo -añadió- se consigue el objetivo de que se beneficien de este crecimiento quienes más lo necesitan, pero de manera progresiva, más quien más lo necesita” y los datos de esta encuesta suponen una “muy buena síntesis de tres años de gestión”, y con esa frase dice el comunicado oficial el presidente “se ha felicitado”. Es una forma de ver la vida y de interpretar los datos, porque las cifras a las que aludía se refieren sólo a 2016, su primer año completo de mandato y año y medio de gobierno. Y en comparación con la cifra que se encontró cuando llegó al gobierno, el porcentaje de personas en el umbral de la pobreza se ha reducido sólo cinco décimas, del 28,6% al 28,1% de la población.


Pasado el día de la información y el titular, todo el mundo a su afán, para unos poder poner el plato en la mesa, para otros pelear por llegar a final de mes y para otros cómo guardar algo para los imprevistos o para la jubilación, con el fruto del sudor diario. Ese que ha permitido al joven concejal, siempre en política, hoy convertido en presidente progresista de Castilla-La Mancha, tener un fondo de pensiones de 104.000 euros y una cuenta de inversión de 275.000 euros, además de otros 5.000 euros en cuentas a la vista. O a su vicepresidente primero, José Luis Martínez Guijarro, que con una trayectoria también de vida política cuenta con planes de pensiones de 160.000 euros, fondos de inversión de 35.000 euros, bonos de inversión de 25.000 euros, un depósito garantizado de 12.500 euros, una cartera de acciones (de un banco y una compañía eléctrica) de más de casi 5.000 euros y unos saldos medios anuales en cuentas corrientes de casi 23.000 euros.

El 1,85% de los castellano-manchegos declara rentas por encima de los 60.000 euros anuales y el 47% por debajo de los 12.000

Sin duda es el fruto de su trabajo, como ha pasado con el secretario general de Podemos, José García Molina, que ha podido mejorar su ahorro en 26.000 euros en dos años mientras trabajaba para conseguir que el riesgo de pobreza y exclusión social afectara “sólo” al 33,9 % en lugar de al 37,9% (tasa AROPE, siglas en inglés de At Risk of Poverty and/or Exclusión, en España traducido como de riesgo de pobreza después de transferencias sociales).

Dice el comunicado oficial de Podemos a propósito de esos datos que “las políticas progresistas y centradas en las personas que hemos propuesto e implementado desde nuestra entrada en el gobierno regional comienzan a dejar sentir sus efectos en Castilla-La Mancha. Especial relevancia ha tenido la puesta en marcha del Plan de Garantías Ciudadanas, el Plan Podemos, que entre otros logros ha supuesto la mejora del Ingreso Mínimo de Solidaridad y la ampliación de coberturas”. Podemos entró en el gobierno de Castilla-La Mancha el 9 de agosto de 2017. Los datos de la tasa AROPE, a la que se refiere el comunicado de Podemos, son de 2016.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios