www.clm21.es
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page en la cena de hermandad de EuroCaja Rural.
Ampliar
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page en la cena de hermandad de EuroCaja Rural. (Foto: Ignacio López//JCCM)

Castilla-La Mancha en el nombre y en el hacer diario

jueves 26 de abril de 2018, 22:35h

Liberbank vuelve a los beneficios en el primer trimestre del año, pero reduce el resultado en comparación al mismo periodo del año pasado. Por su parte a la Caja Rural le pesa mucho el apellido de Castilla-La Mancha y lo borra de su denominación social. Hubo un tiempo de oportunismo que le fue útil para tratar de presentarse como la entidad de la región. Ahora Castilla-La Mancha le pesa.

Hay bancos orgullosos de su origen, el Santander, el Sabadell que se han hecho internacionales y grandes sin renunciar a llevar el nombre de su tierra. Pero a la rural, que lo fue de Toledo y Guadalajara y luego de Castilla-La Mancha, le pesa el nombre, pero no los depósitos de la clientela de esta tierra. No se trata de dilucidar un conflicto de entidades fusionadas con nombres de diferentes sitios o de la conveniencia de ir a un acrónimo como el BBVA (Banco Bilbao Vizcaya Argentaria), es otra cosa de difícil explicación. Tanto que han lanzado una campaña de comunicación para centrarse en el “ruralismo”, en la confianza de seguir contando con el respaldo de las gentes, empresas e instituciones de nuestro mundo rural.

La explicación de los motivos que han aconsejado borrar el apellido de Castilla-La Mancha, vienen a señalar que la nuestra es una tierra que interesa desde el punto de vista comercial, pero no tanto como para presumir de ella. Puede que se trate de fusiones, de proyección de mercado y de otras cuestiones mercantiles, pero eso no explica el cambio a priori. Dicen que ha sido por buscar “una marca más neutra" y que duele en el alma. Es la primera vez que una entidad financiera presumen de alma en lugar de dinero. El Banco de Santander no tiene una marca neutral y el Banco de Sabadell, acuciado por la cuestión catalana, tampoco.

Y Castilla-La Mancha es patria chica y patria grande, de la que sentir orgullo. Y ya se sabe que hablando de patria, los símbolos engloban el ser y el hacer de un pueblo, no sólo en lo político, también en la empresa, en las finanzas, en la educación…

Antes de hacerlo público y de acordarlo en asamblea, el director general se reunió con el presidente de la Junta, Emiliano García-Page, para hacerle entrega de la memoria de la entidad de 2017. No ha trascendido si en el encuentro se habló o no del cambio de denominación social (que es algo más que el cambio de nombre comercial o de marca). Hubo un tiempo que Castilla-La Mancha era la mandadera en lo político, hoy lo es en lo económico.

El gobierno regional se esfuerza en presumir de nuestra economía, hasta el punto de hacer rocambolescas interpretaciones e ingenierías informativas y propagandísticas de los datos, y luego llega un gesto como este y nada, impasible; un silencio que atrona.

Hablando de datos, la Semana Santa ha hecho crecer el número de viajeros y las pernoctaciones en el mes de marzo en comparación con igual mes del año pasado, cuando no hubo semana festiva. Los datos,5,8% más de visitantes que en marzo de 2017 y 11,3% más de pernoctaciones, tienen su valor. Y el valor verdadero quedará de manifiesto cuando lleguen los datos de abril y se ponderen los acumulados del año, que serán los que determinen el verdadero alcance de la evolución de viajeros y pernoctaciones en términos homogéneos entre 2017 y 2018 y el impacto de la semana Santa en la evolución del turismo.

Como adelanto, indicar que la Semana Santa de 2017 fue en abril (9 al 16). Ese mes del año pasado visitaron Castilla-La Mancha 210.325 personas y se registraron 363.909 pernoctaciones, según la Encuesta de Ocupación Hotelera. Este año la Semana Santa ha sido en marzo (25 marzo al 1 de abril) y en marzo de 2018 la misma Encuesta de Ocupación Hotelera, que hace el Instituto Nacional de Estadística, revela que nos han visitado 178.862 personas y se han contabilizado 306.600 pernoctaciones.

Otros datos económicos han tenido que ver con la industria y con las exportaciones. Los de la industria en febrero reflejan una alarmante caída de los pedidos, tanto en porcentajes de variación mensual (-9,5%) como anual (-2,4%). Mejoran en comparación con el arranque del año pasado un 3,2%. En el conjunto del país los pedidos industriales crecen al 3,1% anual y el arranque del año es un 6,8% mejor que el del año pasado. Otro de los indicadores del estado de nuestro sector secundario es el de los precios. Los precios de nuestros productos industriales han crecido un 0,1% en lo que van de año en Castilla-La Mancha. A nivel nacional han caído un 0,7. Los datos son los oficiales ofrecidos por los estudios del Instituto Nacional de Estadística.

En resumen, la industria en España baja sus precios y aumenta sus ventas, en Castilla-La Mancha suben los precios y bajan las ventas.

En el mercado de trabajo llevamos seis meses de destrucción de empleo, lo que viene a confirmar la desaceleración económica, por mucho que desde el ejecutivo se busquen comparaciones con los años duros de la crisis. Aquí hay un hecho: en época de crecimiento económico, el resto de España genera empleo y Castilla-La Mancha lo destruye. En la época de crisis la destrucción de empleo se daba en todas las regiones, especialmente, en las que más portaban a la construcción.

Los datos sobre crecimiento de las exportaciones han sido los peores registrados en el último lustro, tanto desde el punto de vista mensual como de arranque del año. El gobierno regional hizo un alarde de creatividad para presentarlos en positivo.

Cree el gobierno regional que hacer y defender Castilla-La Mancha es difundir una realidad que no existe en lugar de conseguir cambiar la realidad. Y a ello orienta todo su aparato de propaganda. Y el medio o el periodista que no secunde la versión oficial, quien la critique, verá reducida su publicidad y quien critique al presidente, carecerán de ella. Es una visión muy particular de la ética, la legalidad y la justicia y también del ideario socialista. Siempre habrá un argumento para envolver la decisión en un criterio objetivo -aquí tampoco falta la creatividad-.

El gobierno había tardado varios años en eso de la difusión a bulto, aunque la verdad del análisis del plan de medios de las distintas campañas es que el criterio de reparto hace aguas por todos lados. Y ahora que lo ponen les va a servir de poco. El nuevo reglamento sobre protección de datos y la imposibilidad de usar cookies (una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario) para controlar las audiencias va a dinamitar las analíticas de las principales empresas. Muchas de ellas habían presionado en Bruselas para que las cookies quedaran fuera. Pero en esto llegó el escándalo de la filtración de datos de Facebook y perdieron la batalla. Ya pueden idear otro sistema de control de la difusión, porque el que hay muere en mayo. Para poder acceder a las cookies se va a necesitar permiso del lector. Un estudio hecho en Alemania revela que el 90% de los usuarios rechaza dar ese permiso.

Y el aparato de propaganda se ha llevado un buen revolcón con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, en la que obliga al gobierno a retirar de su perfil institucional “mediante borrado de todos aquellos tuits que contenga el hashtag #PAGECUMPLE" y le prohíbe la reiteración de su uso. Vamos, que los medios institucionales deben servir para informar no para hacer propaganda. El gobierno sigue confundiendo su deber de informar a los ciudadanos con sus deseos de persuadir a los votantes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios