www.clm21.es

SOCIEDADES MERCANTILES

No es tiempo para la aventura, a juzgar de los datos sobre la creación de empresas en Castilla-La Mancha en los once primeros meses de 2020, que ha caído a los niveles más bajos de la serie histórica. Hasta finales de noviembre, en nuestra Comunidad se constituyeron 2.014 compañías, 505 menos que en el mismo periodo de 2019 (-20%). Esa disminución en el dinamismo empresarial se vio acompañado por la escasa capitalización de las nuevas compañías. En total entre todas ellas escrituraron 42,3 millones de euros, una cuantía muy alejada de los 96 millones de un año antes y de los 131 del promedio alcanzado desde 2008, año en el que se inicio la crisis financiera e inmobiliaria en nuestro país.

A pesar de que en septiembre en Castilla-La Mancha se constituyeron menos sociedades mercantiles que en el mismo mes del año pasado, las nuevas empresas pusieron comparativamente más dinero en circulación. El número de nuevas compañías está dentro del promedio para un mes de septiembre en los últimos años. Desde la vuelta a la normalidad el natalicio empresarial (tercer trimestre del año) ha aumentado en la Comunidad en tasa interanual un 6,03%. En ese periodo también se refleja un crecimiento (12,3%) en el número de sociedades disueltas.

Tras la parálisis sufrida durante el estado de alarma y la hibernación de la economía, la actividad emprendedora en Castilla-La Mancha experimentó un fuerte impulso en julio, con 247 nuevas empresas, un 55% más que en junio y un 23,5% más que en el mismo mes de 2019. A pesar de este fuerte aumento de julio, el acumulado en el año deja la creación de empresas en nuestra Comunidad en 516 menos que en los siete primeros meses del año anterior (-29,67%). La caída es algo de tres puntos más que en el conjunto del país, donde el descenso es del 26,4%.

Los nuevos datos económicos que se van conociendo ensombrecen aún más el daño causado por el Covid-19 en las economías regional y española. Los planes de emprendimiento empresarial quedaron mayoritariamente congelados. En abril, el mes más negro jamás vivido por la economía de nuestra Comunidad, se crearon sólo 40 nuevas sociedades, con mucho la cifra más baja de la historia. Nunca antes en un mes de abril, ni en los momentos más duros de la gran recesión, la cifra de nuevas empresas había bajado de las 227. El descenso respecto al mismo mes del año pasado es del 84,25%.

En el primer bimestre del año, antes del impacto directo del coronavirus en la economía regional, se crearon 509 empresas en Castilla-La Mancha, un 13,73% menos que en el mismo periodo del año anterior. Con todo es el mejor dato desde 2008 y la región encadena cuatro meses consecutivos de crecimiento empresarial. En esos dos meses se cerraron 101 sociedades, cuando en 2019 se produjeron en el tiempo de referencia 707 disoluciones de compañías mercantiles.

La moderación en el crecimiento económico durante los once primeros meses del año pasado tuvo su reflejo en el dinamismo empresarial, que se movió en tasas negativas tanto a nivel nacional como regional. Hasta el 30 de noviembre se habían constituido en nuestra Comunidad 2.519 compañías, un 4,44% menos que un año antes y el registro más bajo desde 2015. En España, el total de nuevas sociedades se situó en 86.846, un 1,69% menos que en el mismo periodo de 2018.

  • La Comunidad se sitúa en el mes como la segunda de España con mejor evolución en tasa interanual (15,4%)
  • El acumulado de los nueve primeros meses cierra con una caída interanual del 3,82% en la creación de empresas y un aumento del 83,09% en la disolución de compañías

El dinamismo empresarial de Castilla-La Mancha ha registrado su mejor septiembre desde 2013, con la creación de 195 sociedades mercantiles, un 15,4% más que en el mismo mes del año pasado. Ese dato la sitúa, tras Cantabria (42,9%), como la segunda región de España que presenta mayores tasas anuales en el número de sociedades mercantiles creadas. Ese impulso del tejido productivo se ha visto reforzado también con el segundo dato más bajo de cierre de sociedades (17) en los últimos 80 meses, sólo mejorado por el de agosto de este mismo año (15).

  • En los dos primeros cuatrimestres se ha constituido 236,5 empresas al mes frente a las 250 del año pasado

A pesar de que el dinamismo empresarial mantiene su fortaleza en Castilla-La Mancha, con un ritmo de 236,5 nuevas sociedades al mes y de que la disolución de sociedades se atempera mes a mes, tras el duro bache de enero, lo datos acumulados al cierre del segundo cuatrimestre suponen un enfriamiento de la actividad emprendedora, frente al año pasado en el que el volumen mensual de nuevas sociedades era de 250. Es una situación que ya vivió Castilla-la Mancha en 2017 y que logró remontar en 2018.

  • Durante la pandemia se ha contenido la disolución de empresas y en los últimos meses se dispara el volumen de fondos en las ampliaciones de capital
  • Cae el emprendimiento tanto en el número de creación de sociedades, como en el capital puesto en circulación

Las medidas de preservación del tejido productivo adoptadas por las administraciones y la voluntad de los empresarios se dejan sentir en los movimientos societarios de las empresas de Castilla-La Mancha que, de momento, aguantan el impacto de la pandemia y las dificultades para los negocios. Durante los meses de hibernación de la economía y en la desescalada, se ha reducido el número de disoluciones de sociedades respecto al año pasado y han aumentado las inyecciones de dinero a través de ampliaciones de capital. No obstante, en ese clima de resistencia, también se crean menos compañías.

  • Mejora la creación de empresas en mayo respecto a abril, pero todavía el número de sociedades constituidas es la mitad de hace un año

El inicio de la desescalada en mayo se dejó sentir positivamente en el emprendimiento empresarial que, no obstante, no recobra el pulso que tenía antes del inicio de la pandemia. En concreto en mayo se crearon en nuestra Comunidad 97 nuevas compañías, un 142% más que el mes anterior en pleno confinamiento. Con todo, son menos de la mitad (53,4%) de las sociedades que se registraron en Castilla-La Mancha en mayo de 2019.

Durante el mes de marzo, la creación de empresas registró una caída fuerte que fue generalizada en todas las Comunidades Autónomas. Durante el mes se crearon en España 6.767 compañías, un 28,3% menos que en el mismo periodo del año anterior, en el peor marzo de los últimos años en dinamismo empresarial. En el caso de Castilla-la Mancha la reducción fue del 39,8%, con el nacimiento de 171 sociedades, el peor marzo de la serie histórica.

  • Se reduce el ritmo anual de creación de empresas y cae en picado la disolución de compañías

En enero se crearon en Castilla-la Mancha 235 sociedades mercantiles, un 11,65% menos que en el mismo mes de 2019. El capital suscrito para su constitución supera los 3,9 millones de euros, con un descenso anual del 78,6%. El total de empresas disueltas fue de 62, lo que dejó un saldo neto de 173 compañías. El cierre de compañías descendió con fuerza en relación a enero de 2019, el peor registro histórico en la disolución de compañías en Castilla-La Mancha en el que se llegó a 663 compañías disueltas.

El tirón de octubre en la creación de sociedades mercantiles de un 6,6% anual suaviza ligeramente el deterioro del tejido empresarial de la región en un año el que el acumulado de empresas creadas durante los diez primeros meses es de 2.314, un 2,85% por debajo de la cifra registrada en el mismo periodo del año pasado y en el que el fenómeno vivido en enero con una importante disolución de compañías (663) supuso un fuerte golpe al saldo empresarial de la Comunidad. También en el conjunto del país, el empuje de octubre (4%) mitiga el acumulado de los diez primeros meses en cuanto a la natalidad empresarial (-1,03%).

En el tercer trimestre del año, 22 personas sin actividad empresarial han sido declaradas en concurso de acreedores por los juzgados de Castilla-La Mancha. La cifra, la más alta desde 2006, contrasta con la del número de sociedades mercantiles, 14, que es el más bajo desde el estallido de la crisis en 2008.

Los datos de constitución y disolución de empresas del mes de julio vienen a poner sobre la mesa que nuestra Comunidad ha logrado sortear el profundo bache de destrucción de empresas en el que cayó al inicio del año. La comparativa de los registros de 2019 y 2018 mes a mes confirman esta mejoría, aunque la cifra todavía es un 152,5% en términos interanuales. No obstante, el dinamismo en la creación no despega y mantiene un saldo negativo, con casi 100 empresas menos (-5,28%) constituidas en los siete primeros meses en comparación con el mismo periodo del año pasado.