www.clm21.es
Gráfico. METCAP-AIReF
Gráfico. METCAP-AIReF

EL CRECIMIENTO REGIONAL PIERDE FUELLE

miércoles 09 de noviembre de 2016, 10:21h

Jarro de agua fría al entusiasmo económico del gobierno regional. El crecimiento de la economía de Castilla-La Mancha se desacelera en el tercer trimestre del año, tanto en relación al trimestre anterior, como en tasa interanual. Nuestro Producto Interior pierde fuelle, así lo indican los datos de los informes y de las previsiones adelantadas por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, AIReF, a falta de conocerse los datos oficiales que el Instituto Nacional de Estadística publicará a finales de este mes.

A finales de junio la tasa interanual se situaba en el 3,5 por ciento. A finales de septiembre, en el 3 por ciento

La economía castellano-manchega junto a la de las Islas Baleares fue la que más redujo su crecimiento durante el tercer trimestre del año en relación al mismo periodo del año pasado. Las estimaciones que ha ofrecido la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal han cifrado el crecimiento de la economía de nuestra Comunidad entre julio y septiembre, en tasa interanual del 3 por ciento, cinco décimas menos que a finales de junio, cuando el crecimiento del PIB regional era del 3,5 por ciento y dos décimas por debajo de la media nacional, que es del 3,2 por ciento.

Por Comunidades, la nuestra figura en el grupo de regiones que menor crecimiento económico registró en el tercer trimestre en tasa interanual, sólo por delante de Extremadura que creció un 2,4; Castilla y León, que creció el 2,6 y País Vasco que lo hizo un 2,7.

El deterioro de la tasa interanual también es reflejo de un deterioro de la tasa intertrimestral. En el primer trimestre del año el crecimiento fue del 0,9 por ciento, una décima por encima de la media nacional. En el segundo siguió la tendencia con un aumento del 1 por ciento, dos décimas por encima de la media nacional. Sin embargo, en el tercero el crecimiento fue tan sólo del 0,6 por ciento, una décima por debajo de la media nacional. De hecho, Castilla-La Mancha se situaba en el furgón de cola tras el País Vasco (0,4 por ciento).

Los últimos quince años

Castilla-La Mancha inició la senda de su recuperación en 2014, tras siete años de crecimiento y siete de depresión

Durante los últimos quince años, es decir, en lo que llevamos de siglo, Castilla-La Mancha ha tenido tres periodos claros en relación al crecimiento de su riqueza. Durante los cinco primeros años, el incremento se mantuvo siempre en unas tasas anuales superiores al cuatro por ciento, alcanzando en 2006 y 2007, unos índices del 5,3 y 5,9 por ciento respectivamente. El inicio de la crisis económica marca un cambio de ciclo, y si bien en 2008 el crecimiento todavía se mantiene en tasas positivas del 2,8 por ciento, en 2009 se inicia una gran recesión, con cinco años consecutivos de retroceso en la riqueza regional. Que pasa de los 40.389 millones de euros de 2008 a los 36.463 de 2014, año en el que se vuelve a la senda del crecimiento. Un crecimiento que trimestre a trimestre va a más hasta alcanzarse las tasa del 3,6 por ciento en el tercer y cuarto trimestre del año pasado. La incertidumbre en la política nacional y las nuevas políticas regionales se han dejado sentir en nuestra economía en lo que llevamos de año, con crecimientos del 3,2 en el primer trimestre, 3,5 en el segundo y 3 por ciento en el tercero, datos que marcan una tendencia en caída de nuestra riqueza, falta por determinar si estamos en el comienzo de un nuevo ciclo o no.

El PIB, una referencia para el déficit y para la deuda

Además de la importancia económica, el PIB es tomado como referencia para el cálculo de las reglas fiscales de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera. Tanto el objetivo anual de déficit máximo como el de endeudamiento se calculan referidos al Producto Interior Bruto, de ahí que un PIB más alto permita al gobierno regional mejores escenarios contables.

Cuando a los datos del PIB del tercer trimestre se les aplican las correcciones por variaciones estacionales y de calendario, es decir, se eliminan los efectos que la estación o la época del año ejercen en el crecimiento, los datos obtenidos pueden ser comparados entre sí a lo largo de diferentes periodos por ser homogéneos y permiten determinar las tendencias, hacer pronósticos de evoluciones futuras y proyectar medidas para influir en el crecimiento.

Hechas estas correcciones, Castilla-La Mancha fue la segunda Comunidad con menor crecimiento del PIB en el último año. La tasa anual del crecimiento fue de 2,6 frente a la media nacional que fue del 3,4. Sólo Murcia tuvo un crecimiento menor, del 2,5 por ciento. En cuanto a la tasa intertrimestral, aplicadas las correcciones estacionales, esta creció un 0,7 por ciento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios