www.clm21.es
La inflación de CLM, la más alta de España, amenaza el poder adquisitivo de las familias y el crecimiento regional
Ampliar

La inflación de CLM, la más alta de España, amenaza el poder adquisitivo de las familias y el crecimiento regional

martes 14 de agosto de 2018, 11:05h

La inflación en Castilla-La Mancha, la más alta de España, amenaza tanto el poder adquisitivo de la población como la generación neta de riqueza e indirectamente a todas aquellas actividades o magnitudes referenciadas al PIB, como pueden ser la el déficit público o la capacidad de endeudamiento. Con una tasa anual que se mantiene en el 2,6%, cuatro décimas por encima de la media nacional, la escalada de precios convive con una ligera caída de los salarios, según la encuesta de estructura salarial.

El precio de la vivienda, luz, agua y gas sube un 6,1% y el del transporte un 5,7%

Los grupos de productos que más han disparado sus precios en el último año y que inciden en esa subida de la inflación son la vivienda y sus suministros (agua, electricidad, gas), cuyos índices han escalado un 6,1%; el transporte, que ha aumentado un 5,7% y las comunicaciones que lo han hecho un 3%.

El tablero inflacionista se completa con un incremento del coste de la cesta de la compra de alimentos del 1,8%, del vestido y calzado del 1%, del tabaco y bebidas alcohólicas del 1,9%, de la enseñanza del 1%, de los restaurantes y hoteles del 2,3%. La caída de precios se la anotan el ocio y la cultura, con un descenso del 0,7%, los muebles y artículos para el mantenimiento del hogar (-0,6%) y los gastos sanitarios (-0,1%).

Cuenca y Toledo se sitúan entre las regiones más inflacionistas de España con un IPC que sube el 2,8%, sólo superado por Soria, con un 2,9%

Los datos revelan que el regreso a una inflación en valores por encima del cero que se inició en 2017 tras tres años de evolución negativa de los precios tiene un fuerte componente en la escalada del precio del petróleo, que se ha trasladado a los costes del transporte tanto de las familias como de las empresas, que los han ido repercutiendo en sus productos (el conjunto de la cesta de la compra).

Esa subida de precios convive con una ligera caída de los salarios lo que se traduce en que con más o menos el mismo dinero se pueden comprar menos productos y esa caída del consumo afecta nuevamente a la producción y a todo el ciclo económico y a la evolución del PIB.

La subida salarial prevista en el sector privado fue firmada por sindicatos y empresarios el pasado mes de junio y en su tramo fijo no alcanza a cubrir el aumento de la inflación. A nivel nacional el acuerdo contempla subidas del 2% fijo y hasta un 1% adicional en función de variables como la productividad o los beneficios. Tras la firma nacional, los sindicatos calcularon que el acuerdo afectaría a más de 600.000 trabajadores en nuestra Comunidad. Por su parte, los empresarios de Castilla-La Mancha manifestaron sus dudas de poder cumplir ese acuerdo, “porque la situación económica de Castilla-La Mancha es peor que la del resto de España y el 70% de las empresas de la región están en pérdidas”.

En el sector público, el pacto firmado en marzo por el anterior ministro Cristóbal Montoro y las organizaciones sindicales contemplaba una subida del 1,75% para este año. Para 2019 la subida prevé un tramo fijo del 2,25% y uno variable del 0,25% referenciado al PIB. Para 2020 el fijo es del 2% más uno variable de hasta el 1% en función del PIB y una prima del 0,55% si se cumple el objetivo de déficit.

Esos acuerdos, en el caso de Castilla-La Mancha dejan una previsión de subida de los salarios por debajo de la inflación. Además, en la medida que el IPC actúa dentro de las magnitudes deflactoras del PIB incide indirectamente en las retribuciones variables, al tiempo que afecta a todas aquellas actividades económicas y financieras referenciadas al Producto Interior Bruto.

El panorama se completa con un escenario financiero de retirada de estímulos por parte del Banco Central Europeo y de subida de tipos sobre la base de que la economía crece y se ha abandonado el peligro de la crisis. Las economías que mantengan crecimientos más bajos (caso de Castilla-La Mancha) y que tardan más en salir de la crisis, notarán más los efectos de esta política monetaria.

En cuanto a las familias, el euribor, la principal referencia de los créditos hipotecarios en España, todavía se mantiene en negativo pero ha iniciado una lenta senda al alza, que puede acelerarse a partir de octubre y a lo largo del año que viene, con la consiguiente repercusión en las economías familiares

Cuenca y Toledo, de las más inflacionistas de España

Dentro de la evolución del Índice de Precios al Consumo, destacan las provincias de Cuenca y Toledo, en las que los precios han subido en el último año un 2,8%, un porcentaje sólo superado por Soria e igualado por León y Ávila

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios