www.clm21.es
La desaceleración de la economía regional se deja sentir en el empleo
Ampliar

La desaceleración de la economía regional se deja sentir en el empleo

  • Tercer y cuarto trimestres, generalmente positivos en la generación de empleo, claves para los resultados de este año
  • El día 25 la EPA dará cuenta de la evolución del mercado de trabajo en el tercer trimestre del año

miércoles 17 de octubre de 2018, 18:25h
El día 25 se conocerá la Encuesta de Población Activa (EPA) referida al tercer trimestre del año y el 31 el avance del Producto Interior Bruto (PIB) del tercer trimestre. Los datos del paro registrado en las oficinas públicas de empleo y las cifras de altas en la seguridad social apuntan a que la EPA, aunque positiva, presentarán la peor evolución en los últimos años. A falta de conocerse los datos de contabilidad nacional, los informes de coyuntura también anticipan la desaceleración de la economía regional, que sería una de las causas que se encontraría tras esa peor evolución de ocupación y paro.

Al final del primer semestre de este año la ocupación en Castilla-La Mancha se había reducido en 4.100 personas. El año pasado la reducción en el mismo periodo fue de 3.300 personas. Falta por ver cómo se ha comportado el tercer trimestre y cómo lo hace el cuarto trimestre, que tradicionalmente suelen ser positivos en cuanto a la generación de empleo.

Por otro lado, los datos anticipados por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) señalaban que la economía regional habría crecido un 0,4% en el primer trimestre y un 0,5% en el segundo, cuando un año antes lo hizo en tasas del 0,6% y 0,7%.

En el primer semestre del año, con tasas de crecimiento económico por debajo de las del año pasado, el número de ocupados se ha reducido en 4.100

Por lo que respecta al segundo semestre del año, en 2017, con tasas intertrimestrales continuadas de crecimiento del 0,7%, la economía regional generó en el segundo semestre 32.300 ocupados, lo que dejó el saldo neto anual en 29.000. De mantenerse la desaceleración, las previsiones apuntan a que el segundo semestre de este año la generación de ocupados estaría por debajo de los 25.000 empleos, lo que dejaría el saldo neto del año en 21.000 ocupados más a finales de este año en comparación con 2017, la cifra más baja de toda la legislatura. En 2015, la ocupación creció en 31.400 personas y en 2016 en 28.400.

Está por determinar el impacto de las Acciones de Empleo de la Junta en la cifra de ocupados. Las actuaciones se han demorado y la mayoría de las líneas se ejecutarán fundamentalmente en el último trimestre del año. De hecho sólo el Plan de Empleo de la Junta aportará 8.000 nuevos ocupados en el último trimestre cuando en los meses anteriores ha generado 4.200.

El Plan de Empleo público generará 8.000 contratos temporales en el último trimestre del año

Cuando se trata del aumento de la contratación, del número de ocupados, uno de los factores que influye en las cifras globales es el de los planes temporales de empleo impulsados por la Comunidad Autónoma. La contratación temporal del sector público, es considerada por algunos economistas como puestos subsidiados, más vinculados a una acción social que de fortalecimiento del tejido productivo y del empleo. De hecho los primeros planes del actual gobierno regional se dejaron sentir en 2017, año en el que a pesar de que el crecimiento económico cayó 1 punto, desde el 3,5% al 2,5%, se generó prácticamente el mismo número de puestos de trabajo que un año antes.

Esta es una de las razones que explicaría el retraso que el gobierno ha imprimido también este año a las acciones contra el desempleo. Con la economía regional en proceso de desaceleración, según marcan los indicadores de coyuntura, incluidos el del mercado de trabajo, la demora de los planes de empleo público permitirá presentar unos resultados por encima de lo que correspondería con el nivel de crecimiento de la economía y eso será al final del trimestre actual y del primer trimestre de 2019, datos que se conocerán en la precampaña y campaña electoral (finales de enero y finales de abril de 2019, respectivamente).

Relación PIB y empleo

Desde hace más de 50 años, los economistas dan por cierta la correlación entre el crecimiento de una economía y el empleo de la misma (ocupados y parados). Es la llamada ley de Okun. En el caso de Castilla-La Mancha desde el estallido de la crisis, el promedio de esa relación se establece en aproximadamente casi 1.000 puestos de trabajo que se crean o se destruyen por cada décima de variación positiva o negativa del crecimiento anual de la economía. En el gobierno regional se estima que con crecimientos de la economía por encima del 2%, la creación de empleo está garantizada. Algunos economistas consideran que al incluirse otras variables como la evolución negativa de los salarios, la temporalidad y los menores costes de despidos ese límite puede llegar incluso a establecerse en torno al 1%.

Hay que tener en cuenta que se trata del promedio, ya que a mayor nivel de riqueza la evolución positiva presenta cifras más bajas y, al contrario, la negativa se deja notar con más fuerza, y viceversa cuando se parte de un PIB más bajo, además de actuar otros factores en la ecuación. En los últimos años y en términos porcentuales cada décima que ha aumentado el Producto interior Bruto ha repercutido de promedio en 0,12 puntos en la ocupación, o lo que es lo mismo por cada punto que varía la economía regional, el empleo lo ha hecho en 1,2 puntos.

Desde el estallido de la crisis, las mayores destrucciones de puestos de trabajo en Castilla-La Mancha se dieron en 2012 (64.200) y en 2014 (11.100). En ambos casos, la economía regional registró fuertes caídas, con retrocesos del PIB del 5% y del 1,4% respectivamente. En cambio, en 2015, con un crecimiento de la economía del 3,5%, la región contabilizó 31.400 ocupados más.

En el marco presupuestario, el gobierno contemplaba que el PIB nominal de Castilla-La Mancha crecerá este año un 4,2% y que el deflactor del 1,6% dejaría el crecimiento real del PIB en el 2,6%. Para el año pasado contemplaba un crecimiento del 3% que finalmente se quedó en el 2,5%, cinco décimas por debajo de las previsiones oficiales. Este año, los indicadores de coyuntura y los principales centros de estudio marcan una desaceleración del crecimiento económico que en el caso de Castilla-La Mancha hasta la fecha es más agudizada y un incremento de la inflación, que en el caso de nuestra Comunidad es la más alta de España.

Aunque el gobierno no hizo previsiones de generación de empleo en su marco presupuestario para 2017 y 2018, algo que le ha valido la censura de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), las previsiones de crecimiento económico de su marco presupuestario proyectaban un incremento de 36.000 nuevos ocupados en 2017 y de otros casi 31.000 en 2018. Finalmente y como se ha señalado, un crecimiento inferior al previsto, dejó el aumento de ocupados el año pasado en 29.000.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios