www.clm21.es

ejecuciones hipotecarias

  • El segundo trimestre deja en CLM un incremento del 51,9% anual en las ejecuciones sobre viviendas
  • En España las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas físicas aumentan un 242,8% en tasa anual

Entre abril y junio de este año se certificaron un total de 456 ejecuciones hipotecarias en Castilla-La Mancha, 316 de ellas sobre viviendas. Así se desprende del informe trimestral sobre ejecuciones hipotecarias que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE), que señala un incremento del 3% en las ejecuciones sobre viviendas con respecto al primer trimestre. Si lo comparamos con el mismo periodo del año anterior, el aumento es del 51,9%.

En los tres primeros meses del año en Castilla-La Mancha se certificaron un total de 635 ejecuciones hipotecarias, 306 de ellas sobre viviendas. Se produce un incremento de las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas del 29% mensual y del 27,5% anual en la región , que vuelve a los niveles de 2019, previos a la pandemia. Más acusado es el repunte en clave nacional, donde las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales marcan su récord de cuatro años al subir un 84%, hasta valores que no se veían desde 2017.

El tercer trimestre se saldó en Castilla-La Mancha con el número más bajo de ejecuciones hipotecarias inscritas en los registros de la propiedad desde que existen registros (primer trimestre de 2014). Si 2019 cerró con una tendencia al alza en las ejecuciones hipotecarias debido a la ralentización de la economía pre-Covid, los nueve primeros meses de 2020 apuntan a una paralización parcial de las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas y fincas rústicas.

Las ejecuciones hipotecarias en Castilla-La Mancha alcanzan en el tercer trimestre su nivel más bajo desde que existen registros. Después de un inicio duro de año, con 1.100 ejecuciones en los tres primeros meses del año (el dato más elevado desde 2015), las ejecuciones hipotecarias se han reducido considerablemente entre julio y septiembre de 2019, con sólo 351, un 36,7% menos que en el segundo trimestre y un 44% menos que en el mismo periodo de 2018.

Las ejecuciones hipotecarias continúan aumentando en Castilla-La Mancha con 1.100 procedimientos iniciados en el primer trimestre del año, un 41% más que en el primer trimestre de 2018. En la región no se registraba un dato de ejecuciones hipotecarias tan alto desde el primer trimestre de 2015.

En el tercer trimestre del año el número de ejecuciones hipotecarias en Castilla-La Mancha en el acumulado del año se incrementó un 66,8%. Si en junio la región acumulaba un total de 1.241 ejecuciones contabilizadas en los seis primeros meses del año, entre los meses de julio y septiembre se añadieron a esa cifra 829 nuevas ejecuciones hipotecarias, sólo diez menos que la vecina Comunidad de Madrid, que casi triplica en número de habitantes de Castilla-La Mancha, con 4,1 millones de habitantes más.

En los primeros seis meses del año en Castilla-La Mancha se certificaron 647 ejecuciones hipotecarias sobre viviendas, un 15,95% más que las registradas en el mismo periodo de 2017. El dato de ejecuciones hipotecarias empieza a dar señales de alerta sobre el deterioro de las economías familiares de los castellano-manchegos, más aún si también se tiene en cuenta el último dato sobre desalojos forzosos publicado por el Consejo General del Poder Judicial, que alerta del incremento de los lanzamientos hipotecarios en la región al término del año pasado.
  • 1

A lo largo del pasado año 2020 se efectuaron en Castilla-La Mancha un total de 1.609 ejecuciones hipotecarias, de las cuales 835 se corresponden con ejecuciones sobre viviendas. Se produce por tanto un descenso drástico del total de las ejecuciones hipotecarias, con un recorte del 67,3% frente al año pasado (3.271 ejecuciones) y del 51,3% en las ejecuciones sobre viviendas.

Castilla-La Mancha cerró 2019 con las ejecuciones hipotecarias al nivel de 2015, con un crecimiento exponencial alimentado por la sospecha de una futura desaceleración económica. El panorama era similar a nivel nacional. Seis meses después de cerrar el ejercicio, la situación, el mundo, la normalidad, han cambiado drásticamente. La declaración del Estado de Alarma con motivo de la pandemia de Covid-19 ha paralizado (o aplazado, según se vea) ciertos procedimientos por razones sociales y humanitarias, entre ellos las ejecuciones hipotecarias y los embargos, y el futuro es si cabe más incierto.

Durante los seis primeros meses del año 1.005 familias castellano-manchegas fueron desalojadas forzosamente de sus casas como consecuencia de la ejecución de lanzamientos judiciales. Esto significa que el número de lanzamientos hipotecarios se ha ido viendo reducido en los últimos meses en la región. En 2018, en el mismo periodo del año, el número de desalojos forzosos era ya de 1.359,lo que supone que en 2019 han disminuido en un 26,04%.

Con un total de 2.919 ejecuciones en Castilla-La Mancha al cierre de 2018

Castilla-La Mancha cerró el año con un total de 2.919 ejecuciones hipotecarias efectuadas en la región. El aumento del ritmo de ejecuciones hipotecarias es un hecho, en todo 2017 se produjeron un total de 2.287 y el de 2018 (un incremento del 27,63% anual) es el dato más elevado de ejecuciones desde 2015. El dato recogido por el Instituto Nacional de Estadística refleja el deterioro de las economías familiares de la región sumado a varios meses de tendencia inflacionista y un Plan de Garantías que no acaba de cuajar, disparando el número de ejecuciones hipotecarias.

A finales del primer semestre el gobierno mantenía sin gestionar el 93,7% de las ayudas al alquiler

Durante los seis primeros meses del año 1.359 familias castellano-manchegas fueron desalojadas forzosamente de sus casas como consecuencia de la ejecución de lanzamientos judiciales. 692 desalojos tuvieron lugar sólo durante el segundo trimestre, lo que supone que entre abril y junio se produjo un incremento de los lanzamientos efectuados en la región del 3,6%. El número de lanzamientos practicados en todo el país en este periodo aumentó un 1,7%.

En noviembre el gobierno regional sólo había ejecutado el 35% del presupuesto anual de la línea de garantía habitacional

En enero del pasado año el secretario regional de Podemos, José García Molina, presentó ante los medios el Plan Podemos, un ambicioso programa destinado a servir de base para el Plan de Garantías Ciudadanas, entre cuyas medidas estrella destacaba la garantía habitacional: “nadie sin casa”. Casi siete meses después de la entrada de Podemos en el gobierno regional (julio de 2017) y de la puesta en marcha del Plan de Garantías Ciudadanas, que cuenta con una consejera encargada únicamente de su gestión, el informe “Efectos de la crisis económica en los órganos judiciales”, elaborado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) señala que en el último año se produjeron en Castilla-La Mancha 2.420 lanzamientos, desalojos forzosos de los ocupantes de un inmueble. De ellos, 1.005 desalojos (el 41,53%) se produjeron en el segundo semestre, entre julio y diciembre de 2017.