www.clm21.es

sanidad privada

  • El gobierno amplía en 122 millones los fondos para contratación de personal para luchar contra la pandemia en centros públicos
  • Aumenta en 60 millones los fondos para farmacia hospitalaria

Más personal, más dinero para medicamentos hospitalarios, más derivación a clínicas privadas en circuitos no Covid, especialmente para cirugías y lucha contra el cáncer y más fondos para recetas médicas… Es el plan económico que da respaldo a la lucha contra la Covid que el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha desplegará en 2021 y que se come la mayor parte de los 590 millones en los que aumenta el programa de atención integrada a la salud, que será el principal beneficiario de los 1.500 millones de incremento del presupuesto autonómico en 2021.

La Sección de Clínicas Privadas de la provincia de Ciudad Real, integrada en Fecir y presidida por Carlos Ruiz, reivindica y exige, con motivo del COVID 19 y las medidas que se están tomando desde el Gobierno Central, y con el objetivo de ayudar -desde las entidades financieras- a las empresas que han tenido que cerrar por esta situación, que se incluya en el CNAE de actividades empresariales incluidas en el paquete de ayudas o moratorias a este sector.

El exceso de contrataciones con empresas sanitarias privadas agota las partidas

  • Tan sólo en los dos últimos meses el gobierno ha pagado a las clínicas privadas 22 millones de euros. El presupuesto para todo el año es de 47,77 millones.
  • A 3 de diciembre, el gobierno tenía sin gastar el 27,5% para contratar personal eventual de refuerzo en la sanidad pública.

El gobierno regional ha intensificado las derivaciones sanitarias a clínicas privadas. Tan sólo en los meses de octubre y noviembre se gastó 22 millones de euros en reforzar la asistencia privada. El presupuesto previsto para todo el año era de 47,77 millones. El exceso de derivaciones a la sanidad privada ha provocado que el gobierno de la coalición de izquierdas de Castilla-La Mancha haya tenido que aprobar un aumento del 28,13% del presupuesto inicial de 2018 para derivaciones de pacientes desde la sanidad pública a la privada. En un documento oficial fechado el día 3 de diciembre, a falta de cuatro semanas para que terminara el año, el gobierno recoge que ha incrementado los 47,77 millones aprobados por las Cortes hasta los 61,21. El agotamiento que se registra en muchas de las partidas puede terminar por disparar aún más esta cifra. El año pasado el gobierno se gastó 72 millones de euros en la privatización de la asistencia sanitaria, 22 millones más de lo que había anunciado.

En contra del acuerdo suscrito entre Sánchez e Iglesias

  • En 2017 intensificó el uso de la privatización en la atención sanitaria y este año ha incrementado el presupuesto inicial un 7,2%
  • En intervenciones quirúrgicas generales lleva gastados en los nueve primeros meses 8,11 millones de euros, cuando tenía un presupuesto de 3,95 millones

El acuerdo entre el gobierno del presidente Sánchez y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, puede obligar al gobierno regional a reconducir la política sanitaria de derivaciones de pacientes a clínicas privadas. Esta línea privatizadora de la atención sanitaria, que viene de gobiernos anteriores y se redujo en la legislatura anterior y en 2016, el primer año de esta legislatura, se ha vuelto a incrementar desde 2017. De hecho, para el presente ejercicio el gobierno regional se propuso gastar en derivaciones de pacientes a la sanidad privada 47,7 millones de euros, pero a lo largo del año ha aumentado el presupuesto hasta los 51,2 millones (7,2%).

Respecto al mismo periodo de su primer año de legislatura

Si en el primer cuatrimestre de 2016 el ejecutivo regional se mantenía fiel a su compromiso de reducir las derivaciones sanitarias paulatinamente hasta conseguir hacerlas desaparecer, y mantenerlas sólo como colchón ante circunstancias coyunturales que se pudieran dar en la pública (como averías de aparatos), dos años después los datos oficiales revelan que lejos de acabar con el recurso a la sanidad privada, el gobierno del presidente García-Page ha disparado el gasto, incluso para la realización de determinadas pruebas diagnósticas que son más que factibles en la sanidad pública tras la renovación y modernización de los equipos tecnológicos.

Gracias a las derivaciones desde la sanidad pública y al incremento de pólizas de seguros de salud de las familias

Durante la actual legislatura ha aumentado el negocio de las grandes compañías de la sanidad privada en Castilla-La Mancha, según los datos ofrecidos por la Fundación Instituto para el Desarrollo e Integración de la sanidad (IDIS), de la que forman parte las principales empresas privadas del ámbito sanitario de nuestro país. A pesar de ese avance de la sanidad privada Castilla-La Mancha es, según un informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, la región donde el peso de la sanidad privada en relación a la pública es menor.

El número de asegurados de mutuas privadas aumenta un 9,41% en dos años

Durante la actual legislatura se ha producido un fuerte incremento de los seguros privados de salud en nuestra Comunidad, a los que los ciudadanos han recurrido ante el deterioro del servicio público. Todo ello coincide con un proceso de aumento por parte del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha de los fondos destinados a derivaciones sanitarias en un intento de frenar el deterioro de las listas de espera.

El plan atendería en la región a 36.000 personas e inicialmente costaría 90 millones de euros

La Fundación Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), que engloba a los principales grupos de hospitales y clínicas privadas así como de compañías aseguradoras de nuestro país, va a proponer a las autoridades sanitarias del Ministerio y a los consejeros de Sanidad de las Comunidades Autónomas, incluido el de Castilla-La Mancha, un plan de choque para acabar con las listas de esperas quirúrgicas antes de que finalice el año.

  • En el periodo 2016-2018 el crecimiento del gasto público y la reducción de población hizo que la región pasara del puesto 16 al 13 en gasto sanitario autonómico per cápita
  • Los castellano-manchegos nos gastamos 189 millones de euros al año en sociedades médicas privadas

El informe de situación de la sanidad privada elaborado por la Fundación Idis sitúa a Castilla-La Mancha como la quinta Comunidad Autónoma con menor gasto sanitario público por habitante en 2018, con una media de 1.434 euros anuales. La región habría escalado tres posiciones desde 2016, año en el que ocupaba la penúltima plaza con 1.310 euros. La subida se ha producido por dos motivos, por un lado por el incremento de las partidas presupuestarias y por otro por la bajada del total de población. Con esta situación en 2016, la región aparecía como la decimoprimera que más fondos públicos empleaba para pagar a empresas y clínicas sanitarias privadas. Los datos presupuestarios de los años posteriores revelan que el SESCAM habría incrementado los fondos gastados en derivaciones de pacientes del sector público al privado en más de un 20%.

La lista quirúrgica baja un 5% en los últimos 12 meses

  • 37.797 castellano-manchegos están pendientes de una operación, 47.973 de ser vistos por un especialista en primera consulta y 7.670 de se les haga una prueba diagnósticaç
  • Relación de hospitales que han mejorado en el último año y los que han empeorado

Las listas de espera quirúrgica, de especialista y de pruebas diagnósticas en la sanidad pública han disminuido en los últimos doce meses, según los datos oficiales del mes de noviembre. A pesar de esa bajada, siguen mostrando un elevado número de pacientes que son atendidos fuera de los plazos máximos de garantías. La actividad quirúrgica del servicio público de salud se redujo en 8.059 operaciones, mientras el SESCAM ha multiplicado los fondos para derivaciones sanitarias. En mayo, el gobierno ya había agotado los fondos que le aprobó el Parlamento para derivaciones quirúrgicas a la sanidad privada.

En el primer semestre había contratado un 26% más que en el mismo periodo de 2017 y un 85% más que en el de 2016

Los datos oficiales revelan que el gobierno del presidente García-Page ha intensificado el uso de la sanidad privada, hasta el punto de que el primer semestre de este año es en el que más ha gastado en compromisos y facturas con clínicas privadas tanto en esta legislatura como en relación al último año del gobierno anterior. A finales de junio el gobierno ya había comprometido 37,34 millones de los que había reconocido obligaciones de pago por 31,71 millones. El presupuesto que le aprobó el Parlamento era de 47,77 millones de euros para todo el año para cubrir emergencias. Sin embargo, los fondos se están destinando como una gestión privada de la sanidad complementaria unas veces y sustitutiva otras de la sanidad pública.

A pesar del compromiso del presidente García-Page de acabar con la privatización sanitaria

A finales de marzo el gobierno regional había autorizado y comprometido con las clínicas privadas 5,60 millones de euros en procedimientos quirúrgicos generales, cuando el gasto aprobado por las Cortes regionales para este tipo de operaciones para todo 2018 es de 3,95 millones, cifra que fue propuesta por el propio Ejecutivo.

Crónica política: Otra semana de malos indicadores y van….

Alguien le pasó el dato parcial al presidente y García-Page, de visita en Illescas, dijo aquello de que “Castilla-La Mancha vuelve a ser la segunda región española con mayor dinamismo empresarial (13,1%)”. Se olvidaron de darle al presidente el segundo dato, el que venía en el renglón siguiente de la información oficial: “En cuanto a las sociedades disueltas, las tasas más elevadas se dan en Comunidad Foral de Navarra (240,0%), Illes Balears (73,5%) y Castilla–La Mancha (55,0%)” (Instituto Nacional de Estadística).

El gobierno no publica los datos en el portal de transparencia

Castilla-La Mancha incumplió el objetivo del déficit por el incremento de fondos que destinó a financiar servicios sanitarios con empresas privadas. Según la Intervención General del Estado (IGAE), el incremento del gasto (por encima de lo que la Comunidad podía asumir financieramente) es “consecuencia en gran medida del mayor gasto del 22,4% en conciertos de asistencia sanitaria”. Aunque el ejecutivo del presidente García-Page oculta los datos sobre la ejecución presupuestaria de finales de diciembre, que podrían arrojar luz sobre este y otros puntos de su gestión, el aumento podría haber alcanzado los 28,5 millones de euros sobre la cuantía aprobada por las Cortes.