www.clm21.es

comercio exterior

20/10/2019@21:42:18
China se ha convertido en 2019 el primer destino de las exportaciones del porcino español, con un incremento superior al 50% y se espera que en los próximos meses aumente el comercio. El crecimiento está originado por la extensión entre la cabaña del país asiático de la peste porcina africana desde que apareciera el primer foco en agosto del año pasado.

El vicepresidente del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, ha mantenido hoy en Chengdu, provincia de Sichuan (China), una reunión con el vicegobernador provincial, Yao Sidan, en la que ambas partes han abordado la necesidad de impulsar la comercialización del azafrán de La Mancha en China, un producto de demanda creciente en el país asiático que se suma también al vino y al aceite de oliva.

Una decena de empresas del sector industrial de la región ha tomado parte en estos días en una misión comercial organizada por el Gobierno de Castilla-La Mancha, a través del Instituto de Promoción Exterior (IPEX), en Uruguay y Chile.

El Comité de las Regiones va a asumir, en su sesión de esta tarde, la preocupación de la delegación española respecto a las políticas arancelarias de Estados Unidos que afectan, principalmente, a productos agroalimentarios con gran peso en el comercio exterior europeo y español.

El Gobierno regional, a través del Instituto de Promoción Exterior (IPEX) pondrá a disposición de las empresas castellano-manchegas que puedan verse afectadas por la decisión del Gobierno estadounidense de acometer medidas proteccionistas contra los productos provenientes de Alemania, Francia, Reino Unido y España, todas las medidas y planes de promoción a desarrollar en lo que resta del presente ejercicio, así como aquellas que se planifiquen para el año que viene.

Cinco de los ocho de nuestros primeros clientes reducen sus compras

  • Alemania, Italia, en recesión o crecimiento plano, bajan sus compras de productos de Castilla-La Mancha

La guerra comercial desatada por Estados Unidos ha empezado a pasar factura directa e indirecta a la economía castellano-manchega. Estados Unidos es el sexto cliente en importancia de las empresas de nuestra región. Las ventas de nuestras compañías en Estados Unidos cayeron el año pasado un 12,7% y se quedaron en 253,6 millones de euros. Por otro lado, el impacto de la política arancelaria de Estados Unidos se ha dejado sentir en las economías de otros clientes importantes de Castilla-La Mancha, como Alemania, Italia o los Países Bajos, con los que también se ha contraído el comercio de nuestra Comunidad.

  • Las empresas regionales vendieron por valor de 1.802 millones de euros, con un tirón del sector químico y un descenso del agroalimentario
  • La Comunidad es la tercera región española con la balanza comercial más deficitaria, tras Madrid y Cataluña

Las exportaciones de las empresas de la región se reactivaron en el primer trimestre del año y crecieron hasta los 1.802 millones de euros, un 4,9%, más que en los primeros tres meses del año pasado. El dato mejora el alcanzado en igual periodo del año pasado, en el que retrocedieron un 0,6%, pero que se mantiene todavía lejos del ritmo del 16,6% al que aumentaban en los tres primeros meses de 2017 o del 12,1% de igual periodo de 2016.

La administración Trump castiga a Europa por las ayudas a Airbus

  • Castilla-La Mancha lidera la venta de queso y vino españoles a Estados Unidos y ocupa la tercera posición en comercialización de aceite
  • Durante el año pasado las exportaciones castellano-manchegas a Estados Unidos cayeron un 18,9%

Los nuevos aranceles que la administración norteamericana quiere imponer a más de 300 productos de la Unión Europea amenazan a la principal industria castellano-manchega, la agroalimentaria, que lidera las ventas de Castilla-La Mancha en el mercado exterior, en el que Estados Unidos es nuestro sexto cliente en volumen de compras. Entre los productos afectados: el vino, el aceite y el queso, de nuestra región, cuyas ventas anuales a ese país alcanzan los 75 millones de euros. El año pasado las amenazas comerciales estadounidenses ya se dejaron sentir en la cartera de pedidos a las industrias castellano-manchegas y en los nueve primeros meses del año registraron una caída del 18,9% en el mercado norteamericano.

El presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, resaltaba esta mañana que la IV edición de IMEX Castilla-La Mancha que se celebrará en Talavera de la Reina el 30 y 31 de octubre “va a convertir a la Ciudad de la Cerámica durante dos días en la capital del negocio exterior en España”.

El Instituto de Promoción Exterior (IPEX) del Gobierno de Castilla-La Mancha ha celebrado esta mañana una reunión ordinaria de su Consejo Asesor, integrado por representantes del órgano y del Ejecutivo autonómico y por los agentes económicos, en la que se ha puesto en común el borrador del Plan Operativo del organismo de promoción exterior para el año próximo y se han abordado las posibles líneas de actuación ante escenarios como la salida del Reino Unido de la Unión Europea o la puesta en marcha de aranceles por parte de Estados Unidos.

Más de medio centenar de empresas del sector agroalimentario de Castilla-La Mancha toman parte, desde el pasado sábado y hasta mañana, en la 35 edición de la Feria Anuga, la cita bienal del sector que se celebra en la localidad alemana de Colonia y que está considerada como la feria sectorial agroalimentaria más importante del mundo.

  • El año pasado nuestra industria quesera vendió 51 millones de euros en Estados Unidos y la vitivinícola, 20 millones.
  • La imposición de un impuesto de aduanas del 25% amenaza la continuidad de las ventas de nuestra industria agroalimentaria

La industria agroalimentaria castellano-manchega se juega un fondo de comercio superior a los 80 millones de euros por los aranceles que ha impuesto Estados Unidos a varios productos agrícolas de nuestra región, entre los que se encuentra el vino, el aceite y el queso. Sólo esos tres productos suman ventas de nuestra Comunidad al país norteamericano. A eso habrá que añadir otras cantidades por otros productos como la carne de cerdo, cuyas exportaciones tienen menos peso. Los expertos coinciden en que unos aranceles del 25% a estos productos supone prácticamente expulsarlos del mercado.

A pesar de esta bajada, el comercio exterior de Castilla-La Mancha hasta mayo crece un 2%

  • Las ventas en el exterior alcanzan los 3.019,7 millones de euros, de los que 1.013,1 lo aporta el sector agroalimentario
  • La evolución en los cinco primeros meses, la más baja de la década

Las ventas de las empresas castellano-manchegas al exterior alcanzaron hasta mayo los 3.019,7 millones de euros. El dato mantiene las exportaciones de nuestra Comunidad en terreno positivo, con un crecimiento en los cinco primeros meses del año del 2% en tasa interanual. El revés del dato lo ponen dos hechos: El primero que el crecimiento es el más flojo del periodo en los últimos cinco años y que tradicionalmente las exportaciones se desaceleran en tasa interanual desde mayo hasta diciembre, lo que anticipa que, de no cambiar la tendencia, al cierre de 2019 las exportaciones regionales estarían en un crecimiento respecto a 2018 en torno al 1,3% o inferior.

Las empresas castellano-manchegas arrancan el año mejorando sustancialmente sus ventas al exterior en relación al año pasado, pero la evolución todavía está muy lejos a la registrada en 2017. En concreto, las exportaciones se anotan en el primer bimestre un crecimiento anual del 6,9%, tras la caída del 0,3% registrada en el mismo periodo

  • La facturación de nuestras empresas en el extranjero aumenta un 9,4% frente al 29,3% de hace un año
  • El déficit comercial se reduce a la mitad tras una caída de las importaciones por primera vez en un enero de los últimos años

El sector de bienes de equipo impulsó las ventas de Castilla-La Mancha en el extranjero durante enero, un mes de comportamiento desigual en el comercio exterior de las empresas españolas y castellano-manchegas. Castilla-La Mancha arrancó el año con unas exportaciones de 618,5 millones de euros, un 9,4% más que el mismo mes del año anterior. Un año antes, el crecimiento había sido del 29,3% en tasa anual.